Un Agónico Domingo Caviar

Esta columna la escribo con pluma en hígado y se la dedico a todos mis amigos de la caviarada, los caviarones y los caviares wanna be. Ante todo quiero agradecer a Enrique Valderrama, director del pasquín Punto de Encuentro por obligarme permitirme escribir esta columna que le da un poquito de variedad a las demás columnas, amargamente aburridas y monótonamente apristonas que nos remontan a la anacrónica época de los pañuelos blancos, la revolución de Trujillo y la hiperinflación.

Perderíamos tiempo hablando de la indiscutible ineptitud política de los caviares. Además de eso ya se encargó mucho tiempo diario Correo.

He pasado los últimos meses haciendo una endoscopia de la caviarada limeña. Más que una radiografía he comprendido lo más profundo del alma caviar. Los caviares son como los hipsters. Todos visten y actúan del mismo modo, tienen los mismos patrones de comportamiento y solo se mezclan con los de su especie. Detestan ser llamados caviares del mismo modo que los hipsters desean ser catalogados como hipsters. Así como no hay nada más hipster que ir en bicicleta a un restaurante de comida vegetariana en barranco a pedir un té de aguaymanto y preguntar reiteradamente si el producto es orgánico, no hay nada más caviar que asistir a un mítin de Fuerza Social.

Estoy convencido que personalidades como Aldo Mariategui, Andrés Bedoya Ugarteche y Gonzalo Antonio Catalá son solo un producto de nuestra roja pero agobiantemente elitista sociedad peruana. Esa sociedad en donde pocas personas son las que se atreven a ponerse de pie y gritar: ¡basta! ¡abajo los caviares que no hacen nada más que retrasar al Perú con su ineptitud política!

En Punto de Encuentro, lamentablemente, tenemos 3 caviares, que espero que los saquen. Empezando por los caviares wanna be, uno de ellos es Pablo Rosas quien cursó sus estudios generales en Québec —como quien practica el francés— y ahora estudia ciencias políticas en la Universidad Católica. Para exaltar su caviarismo escribe hoy una columna para Punto de Encuentro sobre los dilemas y conflictos existencialistas de estudiar ciencia política (notar sin las “s”) en la PUCP.

Dentro de la caviarada esta Pedro López Torres Tabbs, quien tiene muy claro que no hay nada más caviar que ser regidor de Lima para Fuerza Social, luego escribir una columna para Punto de Encuentro criticando a Susana después de su gestión. Así como, lamentablemente, no hay nada más aprista que dedicar una columna entera en PdE a las obras completas de Alan u otra destacando “su gran muestra de liderazgo” al cumplir una responsabilidad política al reunirse con Cateriano, no hay nada más caviar que dedicar una columna a la tía regia.

Por último están los caviarones. Existe un virrey de los caviares, ya que ellos añoran con gran nostalgia la época colonial. Él tiene nombre y se llama Carlos Alza Barco —le gusta usar ambos apellidos para darle calidad de apellido compuesto y pomposo. Se postuló a la alcaldía de Pueblo Libre con Susana Villarán, hace teatro, odia a Castañeda por borrar los murales y enseña ciencia política en la Universidad Católica. Si en el Perú existe algo más caviar que eso que por favor lo diga—¿ya mencioné que toda su cuenta en Facebook es una explosión de las fotos de sus viajes por Europa? De manera muy caviar, lleva años amenazando escribir para Punto de Encuentro y aún no lo hace. Sin embargo, hoy prometió responder a esta columna esta semana, ¡así que estén al tanto!

Dedico esta columna con mucho cariño a todos mis amigos caviares que siempre me han hecho sentir como uno más de ellos —ya que más de una vez me han tildado como caviar de derecha. Ojala (y lo digo en serio) que después de leer esta columna más caviares se animen a escribir para Punto de Encuentro; un espacio con miras a ser un diario plural y con poco sentido del humor. 




Lunes 20 de Abril de 2015

Érase una vez, un país muy interesante llamado Lima donde habitaba un alcalde en su céntrica capital Castalandia. Castalandia, como...

Domingo 31 de Mayo de 2015

En este momento todos los países en el mundo están en proceso de reformar su sistema educativo por una razón...