Identidad y criollismo

La labor del periodista es a veces ingrata y toca ser portador de malas noticias. Esta semana he informado sobre la muerte de tres grandes cultores de la música criolla. Primero la partida de Rubén Flórez. Uno de los grandes cantores de Lima y el mejor intérprete de la música de Chabuca Granda según la misma compositora de “Fina Estampa”. Rubén Flórez era nuestro tenor de la música criolla. En el 2006 nos regaló una joya, el disco “Flórez para Chabuca” una impecable producción musical que hizo junto a su hijo el mundialmente famoso Juan Diego Flórez.

Luego tuve que anunciar que nos dejaba el maestro Manuel Acosta Ojeda. Ha sido el adiós a un hombre que nos enseñó a amar el Perú y sus tradiciones. Carismático, sabio, erudito, popular, entrañable. Gran difusor de la música peruana. Enamorado del vals y la marinera. Amigo de la jarana. Finísimo compositor. Sus letras hablaban de todo, hablaban del amor, de la pasión humana en todas sus dimensiones. Quién no ha cantado “Cariño”, “Madre” o “Dulce agonía”.

Finalmente el anunció de la muerte de Teresa Bolívar mujer inteligente con un registro único y una especial manera de cantar la música criolla. Muchos de las actuales generaciones no la llegaron a conocer. Me tocó el privilegio de conocerla y cultivar su amistad. Vivió con intensidad compartiendo su   amor por la música clásica y la música popular. Fue parte del Olimpo del criollismo   y en su momento se dio el lujo de compartir con figuras emblemáticas como  Mercedes Ayarza de Morales y  Serafina Quinteras junto a quien es autora del vals "Lima de Siempre".

A raíz de estas irreparables pérdidas del criollismo y la cultura nacional, me preguntaba ¿qué ha  pasado con nosotros? ¿ cómo hemos dejado ir a nuestros tesoros vivientes sin haberles agradecido por haber hecho de su vida un apostolado de amor al Perú? Gracias a ellos y otros más que felizmente aún viven, henchimos el pecho de orgullo cuando alguien habla de la riqueza de nuestra cultura.

¿ Qué nos ha pasado que no reconocemos que somos este presente rico en cultura porque ellos, mucho antes que naciéramos,  le cantaban y componían  al Perú, a Lima, a las tradiciones, a nosotros, para nunca olvidar de dónde venimos?

Poco hemos hecho. No hemos sido lo suficientemente agradecidos. Pero estamos a tiempo con los que nos quedan. Y sobre todo a tiempo de enseñar que el amor a la patria se demuestra con hechos.

Cuántos bailamos una marinera, cuantos celebramos la vida con una serenata, cuantos nos casamos con una misa criolla, cuantos tomamos Pisco, cuantos hemos conocido a Flórez, Acosta y Bolívar.

Estamos a tiempo. Porque sólo muere lo que no se consume. Y la Lima que aún canta marineras, toma Pisco, baila al pie de un balcón  le agradece a cada uno de sus criollos por la  identidad de ser limeño.

 

@fatimasaldonid




Sabado 16 de Mayo de 2015

Cuando hablamos de patrimonio nos referimos a todo el conocimiento de un pueblo transmitido de generación en generación. Es aquello...

Domingo 31 de Mayo de 2015

¿Quién soy?  ¿De dónde vengo? ¿Quiénes son mis padres? ¿Mis abuelos? ¿A qué parte del Perú pertenezco? ¿Cuáles mi origen?¿Cuál...