Como encontrar al candidato ideal

 

Antaño, todo elector que emitía su voto en favor de algún candidato, lo hacíaen atención al mayor o menorgrado de coincidencia que tenía frente a la ideología y doctrina del partido que los presentaba, criterios que lógicamente se cimentaban con el paso de los años.

Sin embargo, sabemos que lo dicho hoy día no sobrepasaríaal marco teórico, pues en pleno siglo XXI los partidos dejaron hace mucho de ser ideológicos para convertirse en programáticos. El ejemplo más reciente y palpable lo representa el partido En Marcha!, fundado nada menos que en el año 2016 y que ha llevado a Emmanuel Macron a la Presidencia de Francia. En el Perú no estamos a la saga, por el contrario, tenemos una larga tradición en dicho sentido, así, Ricardo Belmont llegó con un novísimo partido Obras a la alcaldía de Lima en 1989, es decir, el mismo año de creación de dicha organización política, igual ocurrió en 1990 con el hoy desaparecido Cambio 90, Perú Posible lo hizo en el 2001, el Partido Nacionalista en el 2011 y PPK en el 2016. En  ninguno de los casos se puede hablar de partidos tradicionales ni dogmáticos, es más, dos de ellos incluso se identificaron como anti sistema.

En nuestro país, esta ausencia ideológica se suple, al menos en el plano teórico, con los programas y planes de gobierno que presentanlos candidatos durante un proceso electoral. Sin embargo, esta pareciera ser una afirmación válida únicamente en el plano académico,pues cuando es contrastada en la práctica, se diluye. Losplanes de gobierno acaban siendo solo un requisito de postulación, una anécdota, pues probado está que cuando candidato accede a un cargo, no tiene ninguna obligación de cumplir con lo prometido y, de otro lado, seamos sinceros, casi ningún ciudadano leyó el Plan de Gobierno ni exige su cumplimiento. Además los planes de gobierno están salpicados por el tufo de la corrupción al ser mayoritariamente plagiados, en resumen, no deciden una elección.

Entonces…si los partidos políticos adolecen de doctrina y a los electores poco les interesa los planes de gobierno, ¿Qué es lo que hace que se inclinen por un candadito y no por otro?

En la práctica, cada proceso electoral nos revela los variables gustos del elector respecto de sus preferencias, así, existen zonas del país donde marcadamente el elector se decanta por candidatos autoritarios, otras donde las características democráticas del candidato son el valor más destacado por los electores. 

Siento esto así, debemos precisar que no existe un prototipo de candidato ideal, más aún si a este lo estereotipamos dentro de las posibilidades más comunes, es decir, candidatos autoritarios o democráticos, de derecha o de izquierda. No obstante, existe una franjaque los homogeniza, pues ninguna candidatura sería viable si adolecería en mayor o menor grado de credibilidad, sinceridad, empatía, capacidad para transmitir ideas, integridad, etc. Pero, ¿Esto basta?

Obviamente no.

Uno de los más notorios problemas que las sociedades democráticas afrontan, es el de no saber ubicarse frente a la delgada línea que diferencia a un buen candidatode aquel que pueda tener un buen desempeño ocupando un cargo al que se accede por votación popular.Las virtudes de un buen candidato no son necesariamente las mismas que se necesitanpara ser un buen gobernante, en esta última destacarán criterios como liderazgo, experiencia, el entorno, capacidad de concertación,etc.

Es por ello que urge que sociedad internalice la necesidad de apostar por la persona correcta para ejercer un cargo, es decir, por el mejor entre los que compiten, no por el más outsider simpático o el antisistema, y esto ocurrirá únicamente cuando logremos llegar como sociedad a niveles de responsabilidad cuyos estándares mínimos nos permitan determinar lo que más le conviene al colectivo, es decir, cuando contemos con un nivel de conciencia ciudadana garantizada por un mínimo de educación general y valores éticos.

En tanto eso no ocurra, algo podemos avanzar prohibiendo o limitando las candidaturas de quienes de manera probada, no cubren ni por asomo las características requeridas. Por ejemplo, es el colmo que algunos gobernantes regionales que se encuentran privados de libertad, puedan postular el próximo año e incluso, obtener la gubernatura. Esta prohibición debe hacerse extensiva a quienes cuenten con sentencia condenatoria o han sido despedidas de la administración pública por actos de corrupción. ¿Usted que opina?

 




Lunes 05 de Junio de 2017

 

La hoy denominada Ley de Organizaciones Políticas, vigente desde noviembre del año 2003, entonces con el nombre de Ley de...

Domingo 25 de Junio de 2017

 

Dejandoal lado la discusión si deben o no existir, dejando de lado el análisissi han aportado o no al fortalecimiento...