EN LAS ANTÍPODAS LEGISLATIVAS

Cuando se promulgó nuestra Ley de Partidos Políticos (ahora Ley de Organizaciones Políticas) allá por el lejano mes de noviembre del año 2003, esta no definió conceptualmente a los partidos políticos ni tampoco estableció cuáles eran  sus obligaciones, no obstante, en el artículo segundo de dicha norma se establecióde manera descriptiva, cuáles son sus fines y objetivos y entre éstos, destaca con nitidez el literal f) que establece la obligación de los partidos políticos de “Participar en procesos electorales”.

Dicho esto, quedaba claro que los partidos tenían la obligación de participar en cuanto proceso electoral se convoque. Bajo ese enfoque normativo, en vísperas de las Elecciones Generales del año 2006, los partidos políticos Si Cumple y Fuerza Nacional, solicitaron al Jurado Nacional de Elecciones que se reserve su inscripción por cuanto no participarían en dicho proceso. Como respuesta, el máximo organismo electoral, señaló que al ser la Ley de Partidos Políticos una norma de desarrollo constitucional, esta debía interpretarse sistemáticamente, y, en tal sentido, la figura de la reserva de inscripción no se encontraba prevista en la legislación (ni de entonces ni de ahora) y, por el contrario, el no participar en un proceso electoral, implicaba de parte de los partidos políticos renunciar a su esencia. Además, precisaba el Tribunal Electoral que existía la figura de la valla electoral a la que se someten las organizaciones políticas, de modo tal que aquél partido que no la superaba, perdía su inscripción, agregando que solo se podía pasar la valla electoral participando en un proceso electoral.

Más allá de la obligación legal ya señalada, el sustento del Tribunal Electoral era más que plausible, pues nopodía prevalecer la inscripción de quien veía el proceso como un simple espectador sin participar en este,sobre quien sí participaba en una elección y no pasaba la valla. El círculo se había cerrado.

No obstante lo dicho, en el año 2007, mediante Ley 29092, aprobó una norma de excepción que permitió a aquellos partidos que no participaron en las Elecciones Generales del año 2006, conservar su inscripción, beneficiándose así, entre otros, al Partido Nacionalista Peruano y a Siempre Unidos. Esta excepción no rigió en las Elecciones del año 2010, pero volvió a manifestarse el año pasado cuando incomprensiblementemediante Ley 30414, se volvió a permitir a los partidos conservar su inscripción en caso no participasen en las Elecciones Generales 2016, con la diferencia que esta vez se hizo antes de la Elección y las candidaturas ya estaban inscritas. Esta modificación normativa permitió que nueve candidatos presidenciales retiraran su candidatura y un número no menor de partidos mantengan su inscripción, entre éstos, coincidentemente una vez más Siempre Unidos y el Partido Nacionalista Peruano.

Bajo esta perspectiva, nuestro sistema normativo viene de manera sistemática (años 2006 y 2020) permitiendo que los partidos, traicionando a su propia esencia, antepongan sus intereses, prioricen su inscripción y renuncien al monopolio legal que tienen en su favor como es presentar candidatos, desnaturalizándose.

En este orden de ideas, somos parte del grupo de convencidos que normas como las leyes 29092 y 30414, se encuentran en las antípodas legislativas delo que debería ser parte del proceso de fortalecimiento del sistema de partidos, por lo que derogación de la última de las mencionadas, en el extremo bajo mención, resulta prioritaria. El debate está abierto.

 

 

 




Domingo 05 de Noviembre de 2017

La palabra Balotaje, proviene del francés ballotage y corresponde a la elección de un candidato a través deuna segunda vuelta...

Domingo 19 de Noviembre de 2017

Cuando ciclo a ciclo preguntaba a misalumnos cuántos de ellos estaban inscritos en algún partido político, la respuesta siempre era...