MITOS SOBRE LA REELECCIÓN

 

Históricamente, la posibilidad que una autoridad se postule a la relecciónconstituyó la regla de nuestro sistema, luego esta fue paulatinamente restringiéndose. Primero se fijó constitucionalmente la imposibilidad de relección presidencial, luego hace poco, la Ley Nº 30305 reformó la Constitución y extendió la prohibición a las autoridades locales, de modo tal que aunque suene irónico, ahora solo los Congresistas pueden ser relectos.

Como sustento para su promulgación, se argumentó el alto índice de corrupción de las autoridades locales, lo cual es sin duda absurdo pues no se requiere de un segundo período para ser corrupto. Bajo ese simplista razonamiento algún iluminado argumentaría que si el problema es la baja calidad de las autoridades, la solución más sencilla sería suprimirlas.

Otro argumento fue la ineficiencia y en este sentido, siendo sinceros, las autoridades pusieron mucho de su parte y empujaron el coche para negarse  la relección. En el plano regional, al alto nivel de corrupción mencionado podemos agregarle una deficiente gestión pública, y del otro lado, a nivel de alcaldías,la galopante  inseguridad ciudadana aportósin dudas lo suyo.

¿Por esas razones suprimimos la relección? Para contestar esta pregunta bien podríamos hacer un simple ejercicio estadístico y ver qué tan efectiva era a nivel de resultados, pues una cosa es candidatear a una relección y otro cantar es ser reelecto.

En este sentido debemos está acreditado que no todas las autoridades postulan a la relección y de éstas, solo algunas efectivamente lo logran.Entonces, ¿Por qué la prohibición?

Apoyar la relección, presupone por parte del elector efectuar un análisis que lo conduzca a un voto prospectivo, es decir, a una decisión meditadaa través de la cual renuevasuconfianza en una autoridad, quienencuentra incentivospositivos para desarrollar una buena gestión, pues de ella dependerá sus posibilidades de mantenerse en el cargo un período adicional.

En caso contrario, si una autoridad no logra ser reelecta, significará que el elector desaprobó su gestión. Es lo que se conoce como voto retrospectivo, donde el recuerdo de una mala gestión influyeen la voluntad del votante para negar la reelección.

Entonces, el problema no radica en la reelección. La corrupción,la proliferación de deficientes autoridades y sus pésimas gestiones,son la consecuencia de una problemática que se manifiesta entre otros aspectos, lejos del afán releccionista, nos referimos a: a) La debilidad del sistema de partidos, b)En inexistentes procesos de democracia interna que facilitan el tráfico de candidaturas, c) Desdentada fiscalización de la ONPE sobre los gastos de campaña que permite financiamiento no declarado ni investigado,d) Limitados sistemas de control gubernamental sobre la gestión y gasto público, etc.

Nuestros esfuerzos deben orientarse entonces a mejorar estas deficiencias, a atacar el problema de raíz y no colocando parches que no solucionan el problema. En este sentido se deben establecermecanismos para: i)Rediseñar las normas sobre neutralidad estatal, ii) Transparentar las finanzas partidistas, sobre todo fiscalizándolas ysancionando drásticamente en caso se advierta financiamiento prohibido o no bancarizadoiii) Permitiendo que la autoridad que pretende reelegirse “baje al llano”, dejando el cargo para comportarse como cualquier candidato entre otras medidas.

La discusión está abierta.

 




Sabado 29 de Abril de 2017

 

Aunque parezca increíble, nuestra legislación ha establecido límites muy precarios en materia electoral, que permiten postular a cargos elección...

Sabado 20 de Mayo de 2017

 

Hemos sido testigos como últimamente a nivel internacional, las encuestas no han estado muy finas al momento de revelar...