Sugerenciaspunto com.

 

Salvo que esté absolutamente desinformado, no encuentro en la prensa ni en redes sociales algún pronunciamiento contundente de parte de los partidos políticos contra la corrupción. Únicamente observo uno que otro caso aislado de declaraciones personales antes que partidistas, las cuales pueden considerarse como intentossimplistas de buscar el aplauso fácil de las tribunas pero que están lejos de representar un sentir colectivo respaldado en ideologías ydoctrinas o incólumes trayectorias personales. NO, eso no pasa con nuestros partidos.

Sin embargo en las campañas electorales TODOS (así con mayúsculas) los partidos políticos y candidatos abrazan el discurso anti corrupción y hacen de él un dogma, articulan sus postulaciones sobre el eje de la moralidad y la lucha contra la corrupción. Sus planes de gobiernouna vez impresos y puestos sobre una balanza, representan kilos de papel y tinta que se ocupandel tema como si la llave que abre la puerta de acceso a una curul requiriese de un discurso monotemático del cual los partidos políticos no pueden eximirse y por ello consuetudinariamente lo repiten. Se limitan a seguir un guión mediante el cual reclaman la paternidad sobre los derechos de autoría intelectual de los brillantes mecanismos que acabarán con la corrupción. 

Pero nada más falso. Los partidos políticos están siempre de perfil y silbando bajito ante la corrupción, pues su discurso de campaña cede vergonzosamente cuando pasa de la palabra a la acción. Y es que las pruebas nos abruman. Veamos: Solo en el nivel nacional, los 3 últimos partidos que estuvieron en el Ejecutivo se encuentran comprometidos por su conexión brasileña;por otro lado,los 3 partidos históricos se debaten en inconsecuentes luchas fratricidas por tomar el poder partidista y parecen no encontrar la entrada al túnel en cuyo final debería verse (hipotéticamente)la luz, los ministros del dreamteam del ejecutivo ceden por goleada ante la evidencia de las grabaciones y curiosamente en medios se cuestiona el hecho que se les haya grabado más no el contenido de las grabaciones.

En el nivel parlamentario, la tercera bancada más importante se fraccionó y la lidereza del grupo disidente aún no se puede desmarcar del tema de las agendas, la informalidad (Malvinas, Pura Vida) y la corrupción (Lava Jato, Chinchero, Contraloría) marcan la agenda parlamentaria, todas las promesas electorales de campaña en el olvido una vez más; en el plano municipal, peajes suspendidos por una fuenteovejunesca reacción de la población seguramente nos pasarán una fortuna en arbitrajes internacionales, puentes desplomados pero no caídos y monumentos de cemento inconclusos desde hace meses (28 de Julio, el Derby), nos dejan un fuerte olor a corrupción, ello sin contar al interior con los casos de los numerosos casos vacanciaque día a día se presentan y en el Plano Regional, ni que decir de la cantidad de gobernadores regionales prófugos o presos.

Bajo este panorama, estando en un año pre electoral, invito a todos los ciudadanos que en el 2018  dejen de lado la histórica impunidad que bajo la figura de la amnesia selectiva se han beneficiado consuetudinariamente las élites políticas y económicas, re electas una tras otra vez y para ello propongo tres normas elementales, que si bien están muy lejos de ser una alternativa para erradicar la corrupción, quizás puedan ser la semilla que germine y de pie a un deseado cambio.

Primero: En caso la reforma no progrese y se les impida la postulación, no votemos por quienes están o han estado inmersos en casos de corrupción, menos aún por aquellos que se encuentran privados de libertad. Desterremos de raíz el “roba pero hace obra”.

Segundo: Procuremos fortalecer a los partidarios y sus cuadros. ¿Cómo? No le demos nuestro voto a quien hoy postula por el partido uno, antes lo hizo por el partido dos y mucho antes por el tres. Quien no es fiel a una causa y periódicamente acomoda sus intereses a distintas banderas políticas no debería merecer nuestro apoyo.

Tercero: No respaldemos aventuras ni planes personales que pueden seducirnos con un discurso novedoso y fresco. Las trayectorias políticas se inician desde abajo y no empiezan jamás con una postulación al más alto cargo de una localidad. Darle el voto a quien solo tiene buenas intenciones pero adolece de experiencia previa es jugar con el percutor de un arma.

 




Domingo 25 de Junio de 2017

 

Dejandoal lado la discusión si deben o no existir, dejando de lado el análisissi han aportado o no al fortalecimiento...

Domingo 09 de Julio de 2017

 

Les propongo un ejercicio imaginativo. Supongamos que hoy día mientras desayuna y ve los noticieros matutinos, el narrador de noticias...