Tantas veces FREPAP

 

En noviembre del año 2003, se promulgó la primera Ley de Partidos Políticos del Perú, nombre que ahora ha cambiado a Ley de Organizaciones Políticas. Como es lógico suponer, a la fecha de entrada en vigencia de dicho dispositivo legal, varios partidos políticos contaban con inscripción vigente, por lo que la norma les exigió su adecuación a la misma.

En ese entonces, el FREPAP, que en realidad son las siglas del Frente Popular Agrícola FIA del Perú, se encontraba inscrito, por tanto debía adecuarse a la Ley, lo cual se verificó y se le inscribió en el recientemente creado Registro de Organizaciones Políticas. Este hecho se produjo en febrero del año 2005, siendo su Presidente Ezequiel Jonás Ataucusi Molina.

El año 2006 fue un año doblemente electoral. En abril, se llevaron a cabo  Elecciones Generales, las mismas que condujeron al Partido Aprista Peruano a su segundo gobierno y en las cuales el FREPAP no presentó candidatos a la Presidencia y Vicepresidencias de la República, no obstante, si lo hizo en las Elecciones Congresales, en la cuales sobre un universo de más de 14 millones de electores y 10 millones de votos válidos, obtuvo sólo 85,019 votos, lo que representó el 0.58% del total de votos emitidos.[1] En noviembre se llevaron a cabo las Elecciones Regionales y Municipales, donde el FREPAP no obtuvo ninguna Presidencia Regional, obtuvo solo 1 alcaldía provincial de las 15 en que participó (sobre total de 195 posibles), y 2 distritales sobre un total de 45 distritos en los que participó (sobre un  total de 1,637 posibles).[2]

Los pobres resultados obtenidos en la Elección General donde no pasó el umbral de representación, significaron la pérdida de inscripción el FREPAP, cancelándose su inscripción en agosto del 2007.

Sin embargo, la historia no se agota allí, pues el FREPAP inició un proceso de reinscripción en el año 2010, exitoso intento que les llevó a cumplir, entre otros requisitos, con la presentación de más de 145 mil firmas válidas revisadas y auditadas por ONPE, además acreditaron contra nada menos que 117 comités provinciales a nivel nacional, los que congregaban a más de 10 mil afiliados. Ezequiel Jonás Ataucusi Molina fue nuevamente su Presidente.

Poco comprensible resulta el hecho que luego del esfuerzo de reinscripción señalado, el FREPAP decidiese no participar en las Elecciones Generales del año 2011 lo que les condujo, nuevamente, a una irremediable pérdida de inscripción en el año 2012.

Pero la historia del FREPAP es cíclica y en el año 2014 iniciaron un nuevo proceso de reinscripción que culminó en el 2015, el cual le demandó la presentación, entre otros requisitos, de casi medio millón de firmas válidas auditadas por ONPE. Nuevamente Ezequiel Jonás Ataucusi Molina fue inscrito como Presidente y una vez más declinaron su participación política en las elecciones generales del año 2016, no obstante esta vez ello no implicó la pérdida de inscripción por una modificación legal aprobada en enero del 2017 que permite a los partidos conservar su inscripción salvo que no participen en dos procesos de elecciones generales consecutivos.

Como se puede apreciar, la historia del FREPAP es sencilla, inscripciones y cancelaciones inmediatas, siempre bajo el mando de un mismo líder. Si bien todos los partidos son libres de determinar su futuro, no es menos cierto que sus decisiones deben aprobarse sobre la base de los intereses de sus afiliados, siendo cuando menos opinable que un colectivo como el que aglutina el FREPAP periódicamente decida mantenerse al margen de la actividad política.

En este sentido, consideramos que poco favor le hace a un sistema de partidos tan precario como el nuestro, sostener legislativamente la existencia de partidos políticos marcadamente abstencionistas y cuya existencia parece escribirse mayoritariamente fuera de los procesos electorales.

El reconocimiento legal de un partido político no puede dejar de conceptualizarse como la piedra angular que los convierte en el medio idóneo que puede articular las preferencias ideológicas de la ciudadanía, pero si este es consuetudinariamente renuente a participar en los procesos electorales, dicha finalidad se frustra y la razón de ser del partido político se desnaturaliza, pierde su esencia. La reforma electoral no puede ni debe ser ajena a ello.

Saque usted amable lector sus propias conclusiones sobre nuestro sistemade partidos y de los partidos que tenemos.


[1]Información obtenida en el portal electrónico del JNE cuya dirección es la siguiente: http://portal.jne.gob.pe/informacionelectoral/estadisticaelectoral/1_1.pdf




Domingo 16 de Julio de 2017

 

Con el objeto de participar en las Elecciones Generales del año 2006, el 14.11.2005, los entonces directivos de lo que...

Jueves 27 de Julio de 2017

Ha pasado un año desde que las autoridades electas en las últimas Elecciones Generales asumieron el encargo que el pueblo...