Uno, dos…26

 

Les propongo un ejercicio imaginativo. Supongamos que hoy día mientras desayuna y ve los noticieros matutinos, el narrador de noticias interrumpe la transmisión para anunciar como flash de último minuto, que una repentina norma de reforma constitucional acaba de aprobarse y mediante esta se señala que sin apartarnos del sistema democrático, se proscribe a todos los partidos políticos y por tanto se les cancela. En el ejercicio imaginativo pasaríamos a un sistema de democracia directa como el de la antigua Grecia donde había democracia, pero no había partidos políticos, o quizás viviríamos un sistema como el de los Estados Unidos durante el mandato de George Washington, quien fue Presidente en una época donde no existían partidos políticos.

¿Estaría de acuerdo?....Dejémoslo allí.

Cambiemos el ejemplo y digamos que la reforma constitucional en lugar de proscribir a los partidos políticos, nos lleva a un régimen como el de China o el de los países socialistas antes de la caída del muro de Berlín, es decir, a un sistema monopartidista, a un régimen de partido único. ¿Cuál? Obvio, el partido que en ese momento esté en el gobierno, sea el que sea, y que seguirá siéndolo por muchísimo tiempo hasta que una nueva reforma retorne al sistema multipartidista.

¿Tendría usted claro el concepto sobre cómo funciona una sociedad bajo el régimen de partido único?, ¿Cómo reaccionaría?, ¿Estaría de acuerdo?, quizás no y por ello ¿Se uniría o apoyaría a alguna de las tantas marchas de protesta que seguro se gestarían?, ¿Qué dirían los líderes políticos de las ahora extintas (salvo una) organizaciones políticas?....Dejémoslo también allí.

Si el sistema democrático sin partidos no le gusta y el régimen de partido único mucho menos, pensemos ahora que la reforma fue algo más benigna y nos conduce al bipartidismo tan ponderado por muchos como el mejor de los sistemas. Nos referimos a un sistema tal como en la práctica funciona la democracia de los Estados Unidos y de ahora en más, solo podrá elegir en las próximas elecciones entre este o aquél partido. Solo dos partidos y ninguno más. Para este ejercicio escoja usted con cuales de los dos partidos políticos que existen serían los que sobrevivirán. ¿Estaría la sociedad peruana preparado para ello?, ¿Tendríamos una sociedad altamente polarizada? ¿Es eso bueno?, Y si no me identifico con ninguno de esos partidos... ¿Qué hago?

Bueno amigo, le tengo dos noticias, una buena y una no tan buena. La buena: el Perú no está bajo un régimen donde se proscriban los partidos, salvo el lógico y justificado caso de partidos que apoyen a organizaciones violentistas. Tampoco estamos en un sistema de partido único ni bipartidista, tenemos por el contrario un régimen multipartidista. Esa es la parte buena.

Ahora veamos la otra cara de la noticia, la no tan buena, y por ello lo invito a ser cauto y que no exteriorice tanta alegría ya que a la fecha existen nada más y nada menos que 26 partidos políticos! Es decir, hemos pasado de un extremo como el expuesto en los ejemplos a otro radicalmente opuesto, al multipartidismo exagerado.

Estimados lectores, como todo en la vida, los extremos no siempre son buenos. Es malo no tener de donde escoger y en tal sentido varios politólogos señalan “los partidos políticos son un mal necesario”, pero tampoco es bueno tener tanta oferta que genere dispersión, más aún si en la abundancia partidista que vivimos encontramos escasez ideológica, escasez de representación y sobre todo partidos políticos poco representativos y democráticos.

En el tema que nos ocupa, no es malo tener varios partidos si éstos son sólidos, estructurados, representativos y por sobre todo democráticos, lo malo y perdonando la redundancia, es tener partidos malos.

Menuda y prioritaria tarea deben afrontar los responsables en el Congreso de la República de aprobar la reforma electoral, pues deben conseguir la adopción de mecanismos que permitan establecer filtros democráticos que coadyuven solo al sostenimiento de organizaciones políticas sólidas en desmedro de aquellas a las que nomenclatura de partido político les queda grande.Sin duda cantidad no significa calidad.

 




Domingo 02 de Julio de 2017

 

Salvo que esté absolutamente desinformado, no encuentro en la prensa ni en redes sociales algún pronunciamiento contundente de parte de...

Domingo 16 de Julio de 2017

 

Con el objeto de participar en las Elecciones Generales del año 2006, el 14.11.2005, los entonces directivos de lo que...