Bono demográfico

Como sabemos la población joven, en edad de integrarse a la PEA de manera productiva, es lo que se conoce como el “bono demográfico”. No es común tenerlo entre los países, resultando estratégico y una ventaja competitiva afianzarlo y desarrollarlo con las oportunidades debidas.

Por desgracia, el panorama no es alentador, respecto a lo que se hace. Veamos algunos datos:

Al año 250 mil jóvenes (entre 18 y 29 años) están habilitados para entrar al mercado laboral (IPE). El 2016, la PEA (14-24 años), buscando trabajo fue de 14.1%. Resultando el desempleo juvenil más de cuatro veces mayor que el adulto (3.2%). INEI.

Enaho, por su lado, anota que casi nueve de cada diez trabajadores menores de 24 años tienen un empleo informal (69%), lo que los desestimula a seguir capacitándose, al no poder invertir en educación (OIT).

Todo lo anterior, conlleva a una baja productividad y desempleo en la juventud que tendrá serias proyecciones a largo plazo (BM).

Visto así el panorama, resulta ahora plausible y con características de verosimilitud, por lo necesario, la creación de un ente impulsador a nivel gobierno central, audaz y experto en aliñar todas las herramientas e instrumentos para no desperdiciar el “bono demográfico”. Por ejemplo, los “ninis”, que ni trabajan ni estudian, es un sinsentido y de la más lesa irresponsabilidad que atenta contra esta especie de valor, por desgracia finito.




Sabado 17 de Junio de 2017

En unos días el Ministro del  Interior, será interpelado y, a nuestro juicio, censurado.  Hay varias razones para que ello...

Lunes 14 de Agosto de 2017

“El circulo vicioso que debe cambiar”.
 
El esquema inercial, gravoso, carente de canales de comunicación, como de líneas abiertas...