Delincuencia

 

“Se requieren nuevos paradigmas”

¡INACEPTABLE QUE EL LUMPEN, TENGA LA INCIATIVA!

Demuestran mayor versatilidad, ubicuidad, recursividad, velocidad y adaptación.

Por su lado el Estado, a través del sector, muestra cifras “auspiciosas”, que inmediatamente  la realidad del  día a día, hace que pierdan verosimilitud.

Veamos, unos datos del sector Interior:  se pondría en servicio 6100 policías, sumados a los 124mil existentes.  Enero, pondrá otros 7100 agentes.

Se dimensiona que los mega-operativos han capturados a 1000; alrededor de 500 RQ bajo reja y avezados llevados a la puna.

Pero, al mismo tiempo, al sopesar las cifras, el factor sentido común, los delata como incongruentes.   ¡Con esas cifras, deberíamos acceder a cierta y relativa tranquilidad.  ¡NO ES ASÍ!  La indetenible ferocidad de la delincuencia  continúa y crece.

Será por eso que el  penitente, ministro CB, diría que “reconoce que hay pocos avances en materia de seguridad en   las calles” (Correo).

Taxativamente, no hay un perfilamiento verosímil ni lógico, para suponer que el problema se resuelva ni siquiera a mediano plazo.

Todo lo contrario, el ciudadano honesto y esforzado, tendrá que lidiar con la amenaza latente de ser  agredido en cualquier momento.

La insania y  “diversidad”, es alucinante en los cacos. Asaltan Bancos, guarderías, cambistas, restaurantes, spas, residencias, colegios, centros de salud, etc. de la mano de los latrocinios al paso, como raqueteo callejero (arranches, desvalijo, bujieros, etc.).

Y uno clama, ¡HASTA CUÁNDO!  ¿Es que hay más delincuentes que policías?

Sin duda la estrategia de seguridad ciudadana, se debe evaluar y reperfilar. Con el apremiante que el Estado no está cumpliendo el mandato constitucional de dar paz y confianza a los ciudadanos.

Desde esta plataforma de opinión, sugerimos algunos paradigmas (los más evidentes) que deberían replantearse, con la debida flexibilidad, adaptabilidad y mejora continua:

1.      Vigilante. Ya es intonso verlos en la  puerta o la calle, donde son fácilmente anulados y desvalijados.

 Se debe migrar hacia un vigilante “inaccesible”.  Dentro de una exclusa, con capacidad de respuesta y dar la alarma temprana.

2.      Alerta. Las alarmas no solo deben estar enlazadas al centro de emergencia 105 o privados, sino con los vecinos. El tiempo es determinante.

El efecto rebote en los vecinos, podría ser la diferencia entre dejar a los malhechores dueños de la situación o activar la respuesta oportuna de la  policía.

3.      CCTV.  Sirven muy poco, sino cuentan con un monitoreo en tiempo real.

4.      Policía. Deben dejar de ser rutinarios. Se les debe poner indicadores de desempeño.  La planificación se impone a la improvisación.

5.      Ayuda Mutua.  Los vecinos y empresas deben ser articulados. Va a favor de los malvivientes que cada quien actúe por su cuenta.

6.      Círculos de seguridad.  La huida de los mataperros, no debe ser fácil.  Camino a la  fuga, sería estupendo encuentren obstáculos (organizados, se puede).

7.       Puertas con rejas. Lamentable, pero necesarios.  Los negocios deben “aislar” la zona de atención.

8.       Centro bancarios.  Bancos “solitarios”, son una “invitación”. Se debe migrar a Centros Bancarios.

9.      Zonas rígidas. Debe  haber un espacio muerto para los facinerosos, que les resulte riesgoso.

10.  Motos. Toda moto lineal cerca de objetivos sensibles debe ser considerada, altamente sospechosa.

11.  Rondas urbanas.  Complementan la disuasión y “limpieza” de la zona.

12.  Observatorio vecinal.  Sería estupendo que los vecinos supervisen y fiscalicen el comportamiento y sostenibilidad de los servicios de seguridad, con carácter vinculante.

La proactividad, el óptimo empleo de los recursos, la mejora continua e inteligencia pondrán en valor y uso  nuevos paradigmas de lucha contra la delincuencia.

 




Lunes 14 de Agosto de 2017

“El circulo vicioso que debe cambiar”.
 
El esquema inercial, gravoso, carente de canales de comunicación, como de líneas abiertas...
Jueves 24 de Agosto de 2017

 

“Cuando son mal gestionados”

Todo conflicto social, tiene aristas complejas y difíciles.  Su solución oportuna o forzada, podrá  retroalimentar,  positiva o...