Las Huelgas

“El circulo vicioso que debe cambiar”.
 
El esquema inercial, gravoso, carente de canales de comunicación, como de líneas abiertas con los estratos sensibles de la sociedad, son los que sirven como detonadores de los conflictos. El gobierno, catalogado de tecnócrata, adolece de generadores de equilibrios sociales y operadores preventivos en los focos de crisis. Obtusamente, se coloca a distancia del arte de la política, que es el gobierno de la ciudad y, consciente o no, deja de ser objetivo, propositivo, inmediato, transversal e innovador con las reivindicaciones (justas o no).  
 
Para el caso, la unidad de prevención de conflictos del Estado, en la práctica ha demostrado no ser apta para generar soluciones tempranas.
Entonces se requiere ver la concatenación de los sucesos anómalos, con visión de oportunidad y estrategia, evitando el daño futuro. DEL RECLAMO, TAL CUAL, DEBE PASARSE A COMPLEMENTARLA CON LA EFICIENCIA.
 
Hoy, siguiendo el círculo vicioso, cuando se desencadena el “piteo” (es bueno señalarlo para perfilar la solución), se producen una cadena de daños colaterales en el servicio, productividad y el usuario (que no tiene vela en el entierro). Por otro lado, la indolencia e intransigencia, dilata innecesariamente el término. La violencia se distiende, como la extorsión, bandidaje, toma de carreteras y destrucción de bienes públicos y privados. Inaceptable y con total impunidad. Y en un dislate total, gran parte de los exaltados serían, en algunos casos, de rendimiento y desempeño mediocre, pero igual gozarán de los beneficios acordados.
 
Al final, más tarde que nunca, se llegará al “paliativo”, que solucionará el problema por un tiempo (con perdón de descuentos por inasistencias). Y todos volverán a su habitúe de rutina, sin ninguna mejora cualitativa. Es decir, EL CÍRCULO VICIOSO DE SIEMPRE. PATEADO HACIA ADELANTE.
Es esta mecánica violenta y supresora, que debe proscribirse.
 
Hoy, hay una acción de lucha por los profesores y médicos. Pareciera que es un “tomar al toro por las astas” e ir a una solución definitiva, sobre todo en el magisterio.
 
Consideramos una protesta justa, la de los maestros: es inaudito que un policía gane casi el triple que un maestro (3200 vs. 1200).
 
Ahora bien, creo que es una OPORTUNIDAD excelente para aplicar una MATRIZ DE SOLUCIÓN duradera, adosando un poco de innovación.
¡Por qué no ir a una ecuación propositiva e integral? La fórmula: DEMANDA X EFICIENCIA. 
 
Es decir se debe sofisticar el status en cuestión. Dicho más en sencillo, un conflicto en gestación, debe de inmediato activar tres alertas: manejo proactivo de soluciones viables, rápidas y sostenibles. Complementar el reclamo con una lista de indicadores vinculantes que vayan a mejor el servicio, la productividad, los desempeños y, desde luego, complazca al usuario. PERFILAR LA SOLUCIÓN DEFINITIVA.
 
Y para el usuario siempre afectado y nunca resarcido suficientemente, activar la contratación de un back up durante la huelga (pagado con los descuentos) y compensarlo a través de una póliza de seguros (¡de primer mundo, verdad!).
 
Sin duda un tema sensible y de erizadas aristas que reclaman diversificar, armonizar e innovar. ¿Está de acuerdo?
 




Martes 08 de Agosto de 2017

Como sabemos la población joven, en edad de integrarse a la PEA de manera productiva, es lo que se conoce...

Domingo 20 de Agosto de 2017

 

“Se requieren nuevos paradigmas”

¡INACEPTABLE QUE EL LUMPEN, TENGA LA INCIATIVA!

Demuestran mayor versatilidad, ubicuidad, recursividad,...