¿La izquierda desubicada?

 

Dos recientes hechos han desubicado a la izquierda. La primera: Donald Trump. El polémico presidente estadounidense retira a su país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en siglas inglesas, solo TPP).  El giro de Trump hacia el proteccionismo debería ser aplaudido por la izquierda por una sencilla razón: la izquierda siempre se opuso a los mercados abiertos y los tratados comerciales. No obstante, la izquierda no lo puede aplaudir porque ha sido la extrema derecha la que se bajó de un plumazo el referido TPP. De hecho la contradicción mayor en esta nueva etapa en la que marcha el mundo es entre libre comercio contra el proteccionismo. La izquierda queda aún más huérfana de ideas y descolocada cuando los jerarcas chinos anuncian que podrían tomar el liderazgo del libre comercio en el mundo si EEUU y Trump renuncian a ello. Como se sabe China, un país gobernado por un Partido Comunista que desde la apertura a fines de 1970 ha tenido un éxito extraordinario.

El segundo hecho es el descubrimiento de la trama de corrupción planetaria más grande de los últimos 20 años. 17 empresas brasileras participaron en una red de sobornos a políticos, funcionarios del país carioca como participaron en 11 países más, incluido el Perú. Según las proyecciones los pagos de coimas por corrupción serían alrededor de US$ 700 millones. ¿Qué tiene que ver la izquierda? Resulta que las investigaciones brasileras determinan que el jefe de todo la enmarañada red de corrupción habría sido Ignancio Lula Da Silva. La izquierda brasilera habría diseñado una estrategia local y regional para influir en gobierno de varios países a través de sus empresas como Odebrecht, Camargo y Correa y OAS, para colocar algunos ejemplos. Si tal hipótesis de la justicia brasilera es verdad, la izquierda habría participado en una trama de corrupción de gigantescas proporciones.

De alguna manera, la historia nos sugiere que izquierda reservó para sí las buenas costumbres. Quizá el limpio y extraordinario gobierno de  José Mujica en Uruguay alimentó tal razonamiento, sin embargo los brasileros se han encargado de desterrar el viejo mito de la modestia, la sencillez y la lucha contra la corrupción.

Iván Arenas

 




Viernes 27 de Enero de 2017

 

En los buenos manuales del arte de la guerra se dan dos consejos. El primero de ellos dice...

Viernes 26 de Mayo de 2017

 

De Nicolás Maquiavelo, se sostiene que la razón de Estado son aquellas decisiones que debe ejercer “El Príncipe” (gobernante, que...