Alan García y la Comisión Lava Jato

La presentación del ex presidente Alan García en la comisión Lava Jato del Congreso de la República ha originado una sobre reacción de los sectores anti-apristas. No obstante, lejos del apasionado encono que un sector de medios, periodistas y líderes de opinión tienen contra García,  a entender de este suscrito, hasta ahora no hay indicios o pruebas directas o suficientes que revelen el apoyo de financiamiento o una “ruta del dinero” de las empresas brasileras hacia el ex presidente. Repetimos, lejos de la guerra de religiones que el antiaprismo ha declarado contra García, la comisión Lava Jato, así como la Fiscalía, hasta ahora no encuentra una relación directa entre, Odebrecht –para poner un ejemplo- con el presidente aprista. Lo que existe es un cerro de ataques. Nada más.

Ahora, ¿podría existir alguna prueba que involucre de manera directa a García con la corrupción de las empresas brasileras? Valgan verdades, no lo sabemos. No obstante, en esta columna vale la pena desarrollar otra aproximación. ¿Cuál es esta?  Que, a pesar de los pataleos de los legionarios del sector “anti”, ni Alan García –y tampoco Keiko Fujimori- recibieron prebendas de  Odebrecht o las otras empresas brasileras. ¿Por qué? Porque si uno se fija con atención, las empresas brasileras –empezando por Odebrecht- financiaron y apoyaron las campañas de todos los enemigos o adversario de García como del fujimorismo.

Un análisis serio –es decir lejos de las pasiones de atacantes y defensores- de las últimas campañas electorales nos llevan a concluir que Odebrecht -y otras empresas brasileras- aportaron sumas millonarias a  todos los candidatos que enfrentó García -como Keiko. En el 2001, si bien no existen pruebas que Odebrecht haya financiado la campaña de Alejandro Toledo, sí existen pruebas casi irrefutables que durante el gobierno chakano recibió coimas millonarias. Vale recordar que en el 2001, Toledo y García pasaron a segunda vuelta.

En la campaña presidencial del 2006,  Odebrecht financió a Ollanta Humala con una suma millonaria. Ese año García le ganó a Humala en segunda vuelta. En el 2011, Odebrecht volvió a financiar la campaña de Humala, esta vez frente a Keiko Fujimori.

En las municipales limeñas, empresas brasileras financiaron la no revocatoria de Susana Villarán, enemiga del aprismo y del fujimorismo. Y en el 2016, es casi un hecho que las empresas brasileras financiaron la campaña de PPK.

Es decir, Odebrecht y todas las empresas brasileras, financiaron las campañas de todos los adversarios de Alan y de Keiko. Un astuto lector pensará que Odebrecht podría financiar a cualquier de los candidatos, como dijera Barata. No obstante, eso está por verse. Hasta ahora las pruebas de ruta del dinero solo incriminan a Toledo, Humala, Villarán y PPK.

 




Lunes 04 de Diciembre de 2017

La decisión del Juez Concepción Carhuancho de otorgar prisión preventiva para las cabezas de las principales empresas consorciadas con las...

Miercoles 10 de Enero de 2018

En los buenos manuales de la política se aconseja que uno de los primeros objetivos es generar contradicciones en el...