El nacionalista PPK

Intentó ser presidente el 2011 para lo que prometió renunciar a su nacionalidad norteamericana. Días después de perder la elección fue corriendo a la embajada norteamericana para recoger su pasaporte, no había hecho renuncia alguna, solo había dejado a buen recaudo su pasaporte gringo.

Ahora, a puertas de una nueva elección, ha salido a decir que ahora si renunciará a su nacionalidad norteamericana, lo que parece muy complicado ya que él mismo aseguró que le costaba mucho dinero ser solamente peruano. Lo que suena contradictorio pues no ha tenido reparos en contratar al marketero del gobierno de los Humala y unos de los más caros del continente, el trinacional (argentino-brasileño-francés) Luis Favre.

No quedan dudas de que la función de Favre será la de cambiar el pasaporte azul de PPK por el guinda, tal como hizo cambiar de polo rojo a polo blanco a Ollanta Humala en la última campaña, para lo que tendrá todo el apoyo logístico del gobierno, tal como sucedió cuando Favre pasó a apoyar a Susana Villarán con todo el poder del gobierno central.

¿Logrará Favre convertir a PPK en el candidato nacionalista del 2016? Por lo pronto Urresti ya fue adiestrado para que con el cuento de ser pre-candidato salga a demoler a la oposición hasta octubre, tiempo calculado para que Favre termine de diseñar al nuevo “nacionalista PPK”.  




Martes 28 de Abril de 2015

El gobierno de los Humala anunció entre bombos y platillos que del 2013 al 2014 la pobreza había retrocedido en...

Martes 19 de Mayo de 2015

Los días de inacción de Humala respecto al conflicto social de Tía María coinciden de manera exacta con la campaña...