Frente a las AFP, los peruanos primero

Quienes creen que la política es como un negocio en el que gana quien más dinero invierte, y se desesperan gastando millones en asesores políticos y marketeros que los coloquen como portadas de encuestas, perderán siempre por subestimar el poder de la gente ante el poder del dinero. Porque en elecciones democráticas, por más dinero que uno tenga o gaste, el voto de cada ciudadano vale por igual, haciendo así que el poder de político, a través de los votos, esté por encima del poder económico.

Prueba de ello, es lo que hemos visto en el inicio de la campaña electoral en el Perú, en el que el abuso de las AFP, acompañado del lobby del gobierno que el año 2013 intentó obligar los trabajadores independientes a aportar a una determinada AFP, ha sido detenido por el poder de la política, que así ha cumplido con su principal rol, el de velar por lo intereses de la mayoría de la gente.

Con este primer alto a los abusos de las AFP, Alan García ha logrado que parte de una de sus promesas electorales se haga realidad apenas iniciada su campaña, todo un reto para el resto de candidatos que se han quedado callados cuidando su relación con los grandes poderes económicos antes que defender a la gente.

El líder del Apra ha vuelto a demostrar que la fuerza de la política radica en la fuerza de la gente, la que en democracia se traduce en votos, no por algo los peruanos ya le han dado a Alan más de 15 millones de votos a lo largo de su carrera política. La campaña recién se ha iniciado pero la gente ya se está beneficiando, esa es la función de la política.




Jueves 05 de Noviembre de 2015

La gente se pregunta a diario para qué sirve la política, sobre todo en época electoral que es cuando la...

Lunes 12 de Setiembre de 2016

El Apra, como partido político, cumple en este mes 86 años, y en todos estos, su conducción ha estado solamente...