FFAA: sembrando propaganda “terrorista” a un campesino e inventando un enfrentamiento en el VRAEM.

El sábado 10 de enero, a la 1.30 pm, en el lugar denominado el “Botadero”, a cinco minutos de Ayna, San Francisco, La Mar, Ayacucho, sucedió un hecho que debe ser condenado por la opinión pública y no debe volver a repetirse. ¿Qué paso? Canal N, alrededor de las 4.35 pm, difundió un informe desde Ayacucho en el que afirmó que se había producido un enfrentamiento entre las fuerzas del orden y narcoterroristas en el sector de "Botadero", resultando un narcoterrorista detenido. Poco después, los diarios El Comercio y La República replicaron lo que Canal N había difundido. El informe ha quedado como un hecho real.

¿Qué decía el reportaje? Según la periodista de Canal N, en “Botadero” se produjo un enfrentamiento entre una patrulla del ejército peruano y una columna terrorista. Eso sucedió cuando la patrulla del ejército divisó el movimiento de la columna terrorista que se preparaba para una emboscada. Así según la periodista, se inició el enfrentamiento. La patrulla militar, más una patrulla policial que llego a los pocos minutos a relevar –seguramente a otra patrulla- repelieron el ataque subversivo. Y, que una persona fue detenida. Además, según la periodista, el objetivo de los terroristas era atacar la patrulla de la policía que tenía que pasar por esa zona.

¿Qué paso realmente en Botadero? Según una fuente confiable, no hubo ningún enfrentamiento armado entre militares y policías con “narcoterroristas”. Para eso, entrevisto al “narcoterrorista” que fue detenido, pero quién –menos mal- está libre en Rosario, San Francisco, VRAEM. ¿Qué le dijo? “Escuche unos disparos de un cazador en la chacra y como ahí está el Ejercito cuidando vehículos de la empresa que construye la carretera, empezaron a dispar”. Y, agrego: “estaba a punto de retirarse; cuando tomaba mi mototaxi ahí, me agarraron. Y, me pusieron propaganda terrorista”. Eso le dijo el “narcoterrorista detenido”.

Lo dicho por el agricultor, el único testigo de los hechos, deja claro que la patrulla del ejército no “diviso” a una columna “terrorista”. Fue un disparo en la chacra que –según del agricultor- seria de un cazador, lo que provoco –porque estaban cerca- que los militares y, poco después, policías disparen a la inexistente columna terrorista. Es decir, y esto es lo más importante- no hubo enfrentamiento con una columna de terroristas. Lo que hubo fue una gran cantidad de disparos de los militares y policías, pero no contra una columna terrorista.

El testimonio es diáfano. Pero, lo más grave de este enfrentamiento inventado por los militares, es que al agricultor que estaba en su chacra y que salió al escuchar los disparos de los militares para irse –en un mototaxi- a su casa en Rosario, lo detuvieron y, según nuestra fuente, le sembraron propaganda terrorista. Y, lo presentaron como presunto terrorista. Esa fue la versión que dieron los militares: que le encontraron con propaganda de “sendero”. Suponíamos que “sembrar” propaganda “subversiva” a una persona era parte del pasado. No es así. Por lo visto, esa práctica todavía se hace.

Desde este espacio, condenamos absolutamente que los militares hayan recurrido a esa práctica. Eso es grave y delicado. ¿Cuántas personas habrán sido presentadas como “terroristas”, sembrándoles propaganda “subversiva”? Retomando, si el agricultor fue encontrado con propaganda “subversiva”, ¿cómo así se encuentra libre? El fiscal provincial mixto de Kimbiri, Mariano Álvarez, se dio cuenta del juego del ejército y lo libero. Lo libero porque el agricultor es muy conocido en Rosario. Por eso, el agricultor está libre. De no ser así, ya lo hubieran presentado ante la TV nacional. Y estarían pidiendo 20 años en Piedras Gordas. De la que se salvó.

¿Por qué canal N, sin dudas, difundió el informe que se produjo un enfrentamiento entre militares y terroristas en "Botadero"? Los militares le dieron esa información a Julio Bendezu, un colaborador de ellos y de Paola Collazos, corresponsal de canal N en Ayacucho. Ella reporto en base a esa información. Y fue esa versión que reprodujeron El Comercio y La República. Eso explica la invención mediática del enfrentamiento. Nuestra fuente lo confirmo:”…después que salió la nota, yo converse con el que envió la nota a Paola Collazos, y me dijo que eso le dijo un oficial del ejército. Hasta el reconoce que ha patinado”.

Colofón: el sábado 10 de enero, en “Botadero”, no hubo ningún enfrentamiento entre una patrulla militar y policías con una columna terrorista. No hubo nada. Es falso. Esa es la verdad. No “redujeron” un ataque a una patrulla policial. Ni hubo necesidad de desplegar a más soldados o helicópteros. Un disparo en la chacra sirvió para crear un informe en el que una patrulla del ejército y policías se "enfrentaron" con narcoterroristas o, como les gusta llamar a las Fuerzas Armadas, terroristas.

Lo más grave: le sembraron propaganda “subversiva” a un campesino indefenso. No es la primera vez que se inventa un enfrentamiento y, espero, que sea la primera vez que se siembra panfletos a un productor. Esperamos que el Comando Especial de las FFAA se pronuncie. Seguiremos investigando.




Domingo 18 de Enero de 2015

Hace dos días, para sorpresa de muchos, sobre todo de Urresti y Galindo, Manuel Fajardo y otras personas más realizaron...

Viernes 30 de Enero de 2015

Una nueva pista, no clandestina, están utilizando las narcoavionetas en la provincia de Rodríguez de Mendoza, Amazonas. Efectivamente, el sábado...