Sigue la narcoviolencia. Sicarios "ajustan" de un balazo en la cabeza a joven en Andahuaylas.

Un balazo en la sien, es la marca conocida de los sicarios del narcotráfico o de los narcotraficantes. Es la bala que garantiza la muerte segura de aquellos que han cometido alguna "falla" (deuda, robo, delación, etc.) en el negocio de la droga. Eso ocurre tanto en las zonas de producción de la droga, en las rutas del tráfico (herradura o carretera) y de acopio y embarque (los puertos y fronteras). En suma, en toda la cadena empresarial de este negocio ilegal.

El hallazgo de pobladores del centro poblado de Chullcuisa, en el distrito de San Jerónimo, Andahuaylas/Apurimac, el lunes 13 de abril, a las 8 am, del cadáver de un joven asesinado de un balazo en la cabeza en el sector Tirpa, es otro -entre muchísimos casos- "ajuste de cuentas" de sicarios del narcotráfico. "Ajustes de cuentas" que se convierten en factores de inseguridad y temor de la población no solo de San Jerónimo sino, también, de Andahuaylas.

¿Porque? A dos meses y días, el 5 de enero pasado, en Antapata Baja, perteneciente al mismo distrito, sicarios asesinaron a otro joven con dos orificios de bala, uno en la cabeza y otro en el estómago, y lo dejaron en posición de cúbito ventral, en una chacra. Es más, según la policía, el homicidio habría sido ejecutado en otro lugar, para luego ser trasladado a Antapata, a fin de despistar la pesquisa policial. Sin duda alguna, fue un "ajuste de cuentas" del narcotráfico.

Sin embargo, cabe destacar lo siguiente: la mayoría de los "ajustes de cuentas" se han registrado en el ámbito rural: en los caminos de herradura por donde transportan la droga los "mochileros" o "cargachos". Pocos ha ocurrido en la ciudad de Andahuaylas. O, cerca de ella. En esos mismos caminos de herradura se han producido enfrentamientos entre "mochileros" y policías o asaltantes de droga. Son, pues, caminos de la muerte. 

Visto en perspectiva, teniendo en cuenta los hechos ocurridos este año y los años anteriores, podemos afirmar que esta forma de violencia de los narcotraficantes, los "ajustes de cuentas" o asesinatos por droga o dinero de la droga, asoma y llegara a la ciudad de Andahuaylas. Varios casos que hemos escrito, indican eso. Esperemos que el gobernador regional no se olvide que "gobierna" una región donde la presencia del narcotráfico tiene mucho poder y fuerza.




Lunes 30 de Marzo de 2015

El miércoles 18 de marzo pasado, en un trayecto muy cerca del kilómetro 8 de la carretera a Nueva Italia,...

Miercoles 22 de Abril de 2015

La venganza de Gerald Oropeza.

Del narcoatentado al "ajuste de cuentas" a Patrick Zapata, su amigo y testigo.

Gerald...