Ya somos México, año 2000.

La venganza de Gerald Oropeza.

Del narcoatentado al "ajuste de cuentas" a Patrick Zapata, su amigo y testigo.

Gerald Oropeza, quien se salvó del narcoatentado del 2 de abril, sigue operando impunemente. El asesinato de Patrick Zapata, amigo y testigo del "Tony Montana" peruano, es un mensaje para quienes hablan o dan testimonios sobre lo que pasó y/o información de su organización a la policía.

Gerald Oropeza, con este "ajuste de cuentas", desafía a la policía, al gobierno y al país. Este hecho de sangre es la demostración más clara de cómo el narcotráfico, no solo tiene protección de niveles políticos insospechados, sino que -cada vez más- se "Mexicaniza".

¿Qué significa eso? Que desafía abiertamente el Estado de Derecho, la seguridad ciudadana y nacional y pone en evidencia la incapacidad de los organismos del Estado para enfrentar al narcotráfico. ¿Por qué? Pues porque estos mismos organismos están infiltrados. Lo sucedido también significa que el narcotráfico no tiene miramientos en asesinar a los suyos y a los que se opongan a su avance.

La muerte de Patrick Zapata, cuando salía de un salsodromo, es la gota que derramó el vaso: el Perú se encuentra como México del año 2000. Nada menos. Así estamos. Y, todo indica, que este proceso continuará.




Jueves 16 de Abril de 2015

Un balazo en la sien, es la marca conocida de los sicarios del narcotráfico o de los narcotraficantes. Es la...

Martes 26 de Mayo de 2015

¿Qué le pasa el ministro de Justicia, quién parece haber salido de la clandestinidad, cuando dice que el Estado de...