Atrapados en nuestra propia red

Todos conocemos ya, todas las bondades de las redes sociales; el usuario puede crear y elegir el contenido que quiera. Lo cual definitivamente es algo positivo ya que expande nuestras posibilidades de ejercer nuestro derecho a la libre expresión.

 Sin embargo existen algunas aristas negativas que vale la pena mencionar ya que sus consecuencias en vez de unirnos como sociedad actúan, justamente de forma inversa.

Para lo cual tengo que explicar, brevemente, el origen del éxito de las redes sociales; todas cuentan con un algoritmo que reconoce automáticamente lo relacionado con los temas que a uno le gustan o que ha elegido que le gustan y te invita a ver o a navegar por contenido equivalente. Para dar algunos ejemplos; si viste un video de pelé en youtube lo más probable es que ahora te aparezcan videos de Maradona también, si le diste “me gusta” al fan page de Celia Cruz, Facebook te ofrecerá hacerte fan de la página de Hector Lavoe también.

Sin embargo, lo que se crea es una burbuja en la que uno sólo recibe contenido de lo que le gusta, opiniones iguales a las de uno y no percibe como existentes o válidas opiniones diferentes a las suyas, lo que genera en el receptor de información una ilusión o, más bien, un delirio de ser dueño absoluto de la verdad; ya que, para él, todas las opiniones existentes sustentan su punto de vista, para él su forma de pensar es la única que conoce y por tanto la correcta.

Si te hiciste fan de una página de cacería automáticamente te van a saltar videos sobre naturaleza, vida de campo, técnicas de camuflaje, y métodos de taxidermia, toda las opiniones que nutran tu red social van a ser a favor de la experiencia tan pura y natural de la cacería y para ti va a ser natural estar a favor de la cacería y quien no lo esté es porque no se ha informado y por consiguiente es un  ignorante.

Por el otro lado, si te hiciste fan de un restaurante vegano, te aparecerá contenido de cómo matan a las vacas, el sufrimiento y la crueldad con la que los cazadores asesinan a sus víctimas y el altruismo que representa haber dejado la carne, y quien opine distinto será porque no se ha informado y es un ignorante.

La verdad absoluta es la conformidad social total de lo que uno cree ante el entorno que a uno lo rodea, el color rojo es de color rojo porque para todo el mundo es rojo y quien diga que no lo es está definitivamente equivocado.

Lo que genera esta autoselección engreída de sólo mostrarnos lo que nos gusta es que nos sesga de la realidad, de que existen dos versiones para una misma historia y cada quien tiene derecho a opinar como le plazca, el mundo no es como tu deseas verlo y enseñarte solo el contenido de lo que eres “fan” es muy peligroso, ya que nada crea más intolerancia que el fanatismo.




Lunes 02 de Noviembre de 2015

#MinisterioDeLaJuventud


Conforme han evolucionado nuestras sociedades hemos ido descubriendo que los valores que le otorgamos...

Miercoles 29 de Junio de 2016

El Bardo Inmortal dijo lo siguiente;

 

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;

Me duele haber tomándote...