Juana Peña ahora me llora

El Bardo Inmortal dijo lo siguiente;

 

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;

Me duele haber tomándote tu pan;

Pero este pobre barro pensativo

No es costra fermentada en tu costado:

Tú no tienes Marías que se van.

 

Yo no me atrevo pero Cesar lo dijo y desafió a Dios. “Tú no tienes Marías que se van”, Esa debe ser la frase más poética de la historia.

Jesús vino al mundo a pasarla mal, pero tuvo treintaitrés años de gozadera; engreimiento al mango a María Magdalena, besitos y todo. Poncio lo colgó en una cruz y el gallo ni se despeinó;  miró a su hembra, le guiño el ojo y le dijo “Tranquila maravilla, todo va a salir bien.”: ¡Galanazo!, no se puede competir contra ese nazareno de barbita; su María no se fue.

Pero todo por las puras; Vallejo no le cree y, con razón, proclama que el dolor físico de la crucifixión resulta tierno e infantil y que el verdadero sufrimiento proviene del despecho del corazón.

Dicen que nadie se ha muerto de amor, pero justamente de eso es de lo que se trata la tortura; obligarte a vivir cuando tu dolor trasciende los deseos de dejar la vida para que se acabe el sufrimiento; el amor es incauto.

Cisneros (lo tengo a mi costado y le encanta lo que estoy escribiendo, se regocija.) me hace acordar esas épocas en las que mujeres bonitas nos hicieron temblar por desamor, literalmente temblar por falta de cariño, domingos difíciles, nunca más.

Nunca más porque encontramos la solución, momentánea pero efectiva; HÉCTOR LAVOE. Es la respuesta a todo.

Como todo arte; la conquista también presupone de un desenlace positivo, una catarsis. Los salseros podemos sentar cabeza pero nunca cintura,  seguiremos moviendo los hombros y remando la canoa, siempre ganamos, la paciencia es la mayor de las virtudes.

Juana Peña; cuatro tiempos compuestos en tonos menores y quintas disminuidas (salsa dura) y una cadencia que se roba un tiempo del compás que no le corresponde; melodía complicadísima y de composición brillante, no apta para desconocedores. Escuchen la canción del Link, sino este texto pierde sentido, no sean flojos; además míralo al tigre este de Willie Colón que aparece caleta en el video tocando trombón y haciendo coro; sin bigote igual sigue siendo el más bravo.

En general; que rica que es la salsa, podría pero nodigo más.

Extrañar escuchando guaracha es el mejor consuelo que te otorga el castigo de vivir enamorado; no le deseo el mal a nadie y mucho menos a señoritas que me han engreído bonito; pero, por el otro lado menos útil ahora y más irónico que nunca; que rico que es poder decir que Juana Peña ahora me llora.

 

https://www.youtube.com/watch?v=blISdi9dRy0




Miercoles 02 de Marzo de 2016

Todos conocemos ya, todas las bondades de las redes sociales; el usuario puede crear y elegir el contenido que quiera....