No al diálogo de humo

No cabe duda que el diálogo, iniciado la semana pasada por el Presidente del Consejo de Ministros está generando sus frutos. No solo está reuniéndose con los representantes políticos con asiento en el parlamento, sino también con los representantes de la clase trabajadora. Pero lo más importante de todo esto, es el hecho que algunos partidos están conversando aspectos que no solo tienen que ver con los asuntos políticos sino, que también están siendo tratados temas que tienen que ver con el transporte, la economía y otros sectores que apuntan a  mejorar la calidad de vida de las personas. Un diálogo de humo no es un verdadero diálogo, un diálogo sin agenda es una pantomima. Afortunadamente no estamos viendo eso en las últimas semanas.

Esperemos, que el mensaje sobre la política general de gobierno que expondrá el gabinete en las próximas semanas ante el Congreso, genere un debate serio y con propuesta de los congresistas. La sesión de investidura, en la que el nuevo gabinete logre la confianza del congreso para poder trabajar debe dejar de ser el espectáculo triste y decadente visto en las últimas sesiones similares; el insulto, la diatriba y las burlas deben quedar atrás. En la recta final del actual gobierno, los actores de la clase política, representada en el Congreso, no deben anteponer sus asuntos partidarios, al bienestar del país. El Perú precisa de la política seria que genere estabilidad y proyecte mensajes de tranquilidad a los inversionistas nacionales y extranjeros. 




Miercoles 08 de Abril de 2015

Por algo pasan las cosas decía mi abuela. La caída del gabinete Jara, y la designación de Pedro Cateriano  como...

Miercoles 22 de Abril de 2015

El Congreso se especializa por “dispararse a los pies”, actos inadecuados, llamado por alguien error político, son los que hoy...