Reformular los gastos congresales

El Congreso se especializa por “dispararse a los pies”, actos inadecuados, llamado por alguien error político, son los que hoy nuevamente han dañado su imagen. En esta oportunidad está sobre la mesa, el uso inadecuado que algunos parlamentarios le han dado a la partida que reciben para realizar su función de representación, usándolo para viajar a Puno y asistir a un mitin partidario.

Lo cierto, es que el sistema que aplica el Congreso para distribuir el presupuesto para la función de representación no es el más adecuado; los congresistas reciben por función congresal – S/ 7,000  (sujeto al impuesto a la renta, monto que no es pensionable); S/ 2,000 por la semana de representación (sustentable al cien por ciento con boletas de pago o facturas) y 4 pasajes aéreos mensuales  para cualquier parte del país. En lo personal, no cuestiono el monto que reciben, pero si cuestiono el sistema poco transparente con el que se aplica.

 En primer lugar, creo que el sistema del presupuesto para gastos debe estar dentro del Reglamento del Congreso (RC); actualmente está normado por un Acuerdo del Consejo Directivo, el cual puede cambiarse cada vez que dicho órgano lo crea pertinente. Si el Sistema de Gastos para la Función Congresal, estuviera dentro del RC los cambios que se quisieran hacer, serían de conocimiento público, y no como sucede ahora que se realizan dentro de cuatro paredes.

En segundo lugar, creo que el 80% del monto que reciben los parlamentarios para la función de representación y congresal, deben ser sustentados con boletas de venta o facturas, y publicados en la página web que cada parlamentario tiene, de manera que los ciudadanos sepamos cuál es su uso.

En tercer lugar, creo que el monto para la función congresal, debería aplicarse tomando en cuenta algunos indicadores; no es lo mismo representar al Callao, Lima o Ica, que representar a Loreto, Cusco, Ayacucho o Huancavelica; en todos ellos la distancia desde Lima no son las mismas, y la población electoral que el parlamentario representa, tampoco lo es; es decir no todos pueden recibir la misma cantidad de dinero ¿no les parece?

Siempre el tema del presupuesto asignado para gastos para cada congresista, ha sido “el talón de Aquiles”, por la poca transparencia que han tenido, y porque la norma que los rige está redactada muchas veces con ambigüedades que permiten “algunas  sacadas de vuelta” para su aplicación. El Congreso, debe ser lo más transparente posible en cuanto a los aspectos administrativos, y sobre todo en lo que respecta a los gastos por la función de representación. 




Miercoles 15 de Abril de 2015

No cabe duda que el diálogo, iniciado la semana pasada por el Presidente del Consejo de Ministros está generando sus...

Miercoles 29 de Abril de 2015

El lunes 27 de me soplé gran parte de la sesión de investidura; mi objetivo era hacer una análisis político...