Fragmentación a la Americana

Los analistas norteamericanos fracasaron en todas sus predicciones para las elecciones del 2016, y con ellos se ha puesto en peligro el sistema electoral bipartidista que hace muy difícil para un tercer partido postular a la presidencia con éxito. Así como el sistema de partidos está fragmentado en Europa y otras partes del mundo, comienza a correr el rumor que en las próximas elecciones puedan aparecer hasta dos nuevos partidos que representen las tendencias que no se ven representadas en las alternativas ya establecidas. Por el lado republicano la posible elección de Donald Trump como candidato ha puesto a los sectores más tradicionales de ese partido contra las cuerdas, quienes deslizan presentar una candidatura realmente conservadora que no le permita a Trump apropiarse de su movimiento[1] . Por el lado demócrata un 33% de simpatizantes de Bernie Sanders afirma que no votarían por Clinton en una elección general[2] , por lo que sus votos irían a la candidatura del partido verde Jill Stein, un progresista que condena a los demócratas de haber perdido identidad progresista. ¿Es posible que participen 4 partidos? ¿Cómo afectaría esto?

La posibilidad de un tercer partido de tomar el poder es mínima y no tienen precedente histórico. Candidatos que no se sienten representados por demócratas o republicanos han intentado postular desde 1832 con pocos bríos. La mejor performance de las ultimas décadas fue el 19% de Ross Perot en 1992 que dividió el voto republicano permitiendo la elección de Bill Clinton. De hecho, cada vez que ha aparecido un outsider en la práctica ha servido para debilitar a uno de los partidos, como lo hizo Ralph Nader el año 2000 quien con 2.74% allanó el camino para George Bush, quien derroto a los demócratas por tan solo 0.0092%. Si este 2016 el partido republicano se divide entre simpatizantes de Trump y republicanos tradicionales la victoria demócrata es prácticamente un hecho, lo mismo que pasaría si los demócratas postulan contra su propia ala progresista encarnada en un tercer partido. 
La posibilidad de que esto suceda todavía es incierta; el ala conservadora del partido republicano aún espera poder arrebatarle la nominación a Trump con argucias partidarias en la convención de Julio, donde los delegados elegidos pueden ser convencidos que Trump no debe ser el candidato; si eso no sucede aún lo más posible es que la minoría decida petardear a Trump y no salir a votar en vez de empezar de 0 con un nuevo partido. En el caso de los demócratas Sanders no ha dicho una palabra de apoyar a otro candidato, pero sus simpatizantes no son orgánicos ni partidarios por lo que sus votos podrían apoyar a los verdes u otro partido que convoque el espíritu anti corporativo y socialdemócrata de la campaña de Sanders. Lo que es cierto es que la fragmentación política ya es un hecho en Estados Unidos como en la mayor parte del mundo, la era de la información es también la era de la participación, y el viejo sistema no estaba preparado para las expectativas de los nuevos ciudadanos. 




Jueves 10 de Marzo de 2016

Escribo este artículo a unas horas del debate del partido demócrata en Miami a 8 días de una de las...

Miercoles 30 de Marzo de 2016

En los últimos días el candidato a la presidencia de E.E.U.U Ted Cruz ha lanzado una campaña a nivel nacional...