Impuestos: de Ted Cruz a Walter Aduviri

En los últimos días el candidato a la presidencia de E.E.U.U Ted Cruz ha lanzado una campaña a nivel nacional por la eliminación de la IRS, la agencia encargada de recolectar los impuestos, y reemplazarla con un impuesto único de 10% para todos[1]. Cuando leí la noticia  lo primero que se me vino a la mente fue el candidato a la gobernación de la región de Puno Walter Aduviri, quien propuso hacer exactamente lo mismo (reducir el rol de la SUNAT)[2] hace poco más de un año en el Perú.  ¿Cómo un líder aimara conocido como agitador social llega a tener la misma posición en un  tema que un evangélico conservador de Texas? La respuesta ejemplifica la relación cercana entre ideología y necesidades políticas.  

Mientras que la propuesta de Aduviri fue un oasis en medio de un consenso establecido en el Perú sobre la necesidad de fortalecer la SUNAT y ampliar la recaudación de impuestos, la oferta de Cruz sí tiene precedentes en la política norteamericana. Dos veces, ambas en el siglo XIX, Estados Unidos optó por un impuesto único de menos de 5%, ambas experiencias fracasaron por incapacidad de recaudación; sin embargo, el movimiento libertario que compromete una facción importante del actual partido republicano ha seguido proponiendo el impuesto único como un deseo casi inalcanzable. Ted Cruz intenta con esta ofensiva anti impuestos terminar de armar una coalición que le dé la nominación republicana incluyendo a los conservadores religiosos (que él representa) y a los libertarios en lo económico. Si bien son muy pocos los que están de acuerdo con reducir los impuestos de una forma tan radical, los empresarios de Wall Street comenzarán  a financiar la campaña de Cruz con más entusiasmo que nunca.

Aduviri por su parte tiene móviles propios cuando habla de eliminar la SUNAT, y es favorecer al empresariado informal que domina la economía de Puno; es más, el ex candidato incluso ofreció detener operativos contra el contrabando[3].  En su versión puneña, la coalición de Aduviri intentó incluir a un sector del campesinado Aimara, los medianos comerciantes de Juliaca y los grandes empresarios contrabandistas.  De la misma manera que Cruz, Aduviri planteó una propuesta que aparentemente beneficia a los empresarios que están asfixiados por impuestos, pero en la práctica sus impulsores eran los que sólo creen en la ley del dinero. En su caso no le alcanzó para controlar la región.

Así, las diferencias entre el puneño y el texano parecen reducirse a un tema de proporción y color de piel, pero con el mismo sello ideológico y político del oportunismo neoliberal que triunfa siempre que no se lee la historia ni se piensa en la economía real por sobre la teoría.




Lunes 21 de Marzo de 2016

Los analistas norteamericanos fracasaron en todas sus predicciones para las elecciones del 2016, y con ellos se ha puesto en...

Jueves 07 de Abril de 2016

En una campaña atípica, donde los dos partidos estables en Estados Unidos hacen esfuerzos por controlar el proceso electoral frente...