La familia que la iglesia no quiere ver

Una reciente encuesta hecha por encargo de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima señala que para un 89% de peruanos la familia tradicional (papá, mamá, hijos) es el aspecto más valorado para la sociedad, más que la salud o el trabajo[1]. De estas respuestas deriva otra conclusión de la encuesta, que un 71% de peruanos considera que debería existir un Ministerio de la Familia que reemplace a Ministerio de la Mujer.  ¿Por qué los peruanos están tan arraigados a un concepto tradicional de familia? Esto es curioso en especial considerando que en los últimos 5 años un 69% de niños han nacido fuera del matrimonio[2], un 32% de parejas viven sin casarse y un 7% están separados[3]. En otras palabras, hay un buen porcentaje de peruanos que creen en un tipo de familia que ellos mismos no respetan.  

Actualmente existen diversos tipos de familia, tanto en otros países como entre los pueblos indígenas de nuestra Amazonía, y no hay datos reales de cómo funcionan en la práctica las familias en el Perú, dado que es común que los abuelos críen a los niños y que padres abandonen a su familias por años, o que tengan más de un compromiso. Históricamente el “mantener la familia” era para las mujeres peruanas (que estaban subyugadas a una sociedad machista) una manera de protegerse económicamente, pero cuanto más se independizan las mujeres vemos como el concepto de familia se va ampliando. En todo caso habría que preguntarles a ese 71% de peruanos que supuestamente quieren un “Ministerio de Familia” cuáles serían las funciones  y quiénes serían los beneficiados, dado que la familia está cambiando más rápido de lo que quiera la iglesia.

Lo cierto es que el debate que se ha abierto no es sobre el matrimonio homosexual, el debate es sobre si mantener constitucionalmente a la familia como la base de la sociedad, cuando debería ser el individuo, quien es el que debería de estar protegido para que crezca en un ambiente propicio. La formación de una persona no depende de cuántas figuras paternas tenga ni que un representante de la iglesia bendiga a dos personas para vivir juntas hasta que la muerte los separe, sino que depende del amor y educación que uno lo pueda brindar. El ambiente en el que eso se dé es la verdadera familia, y puede ser una madre soltera, o un padre con una tía, o los abuelos, o dos personas del mismo sexo, esa es la familia real,  aquella que la iglesia no puede ni quiere ver.



[1] http://www.rpp.com.pe/2015-07-02-el-79--de-peruanos-rechaza-matrimonio-gay-segun-encuesta-de-vox-populi-noticia_812988.html

[2] (ENDES) 2010

[3] IPUMS 2011




Viernes 29 de Mayo de 2015

El discurso en contra de los partidos políticos no viene de ahora. Durante los setentas Carlos Delgado Olivera, el teórico...

Viernes 10 de Julio de 2015

Esta semana se dieron elecciones en San Marcos, la universidad más antigua de América, en un clima de completo descontrol...