Las condiciones para un outsider

A medida que se acercan las elecciones del 2016 surge la duda de quién será la sorpresa para reemplazar a Ollanta Humala en palacio de gobierno, y de si cabe la posibilidad para que un “outsider” cambie el terreno político. El sentido común nos señala que los outsiders aparecen en tiempos de crisis, por lo que algunos sectores siempre están interesados en reafirmar el carácter estructural de una economía que no funciona o un sistema de “partidos tradicionales” que no permite el progreso del Perú. ¿Existen las condiciones para un outsider?

En materia económica, se equivocan los que plantean que el actual manejo económico nos lleva al conflicto. El anuario estadístico de la CEPAL 2014 nos informa que la desigualdad en el Perú en los últimos 10 años se ha reducido en mayor velocidad que varios de nuestros vecinos, como Chile, Ecuador o Venezuela, llegando a tener uno de los coeficientes de desigualdad más bajos de América Latina (4.4%). Así mismo, la pobreza extrema, o indigencia se ha reducido desde el 2001 de forma impactante, de un 51.3% que había en las áreas rurales el 2001 a un 16% existente hoy; en las áreas urbanas, ese número se ha reducido a 1%. Importante notar, además, que la CEPAL ha desagregado las distribución del ingreso por quintiles, demostrando que los peruanos más acaudalados ahora generan menos porcentaje de dinero que el que producían el año 2001 (del 40% al 33%), ingresos que ahora se mantienen en las capas medias. En teoría, pues, no hay condiciones para un discurso antisistema, a menos que sea el de la aceleración del actual modelo.

En materia política y social, sin embargo, si hay un estado de crisis que no es cuantificable por anuarios estadísticos, pero que mantiene a la población en vilo de lo que está sucediendo. Así mismo, los conflictos sociales se dan por reivindicaciones puntuales de distintos gremios. El posible outsider tendría que personificar el combate a la delincuencia, la corrupción, las leyes “a lo pulpín”, la mala televisión, la suciedad en restaurantes, las piscinas en los barrios y un largo etcétera de “males sociales” que la prensa coloca en la agenda pública diariamente. Es decir, el outsider tendría que aparecer para “poner orden” en la República. ¿Hay postulantes de ese perfil? Pues hay varios que lo intentan, desde Urresti hasta Oscar Valdez y Antero Flores-Aráoz. Vamos a ver quién prende la mecha con la población y nos promete la salvación eterna de los males que nos venden como si vinieran de otro planeta, cuando en realidad son producto de nuestros propios vacíos.

http://www.cepal.org/…/37626-panorama-social-de-america-lat…




Viernes 30 de Enero de 2015

El último informe de la CEPAL nos indica que la pobreza se ha incrementado en Venezuela en un 6.7%, regresando...

Viernes 27 de Febrero de 2015

Mientras que la élite política e intelectual peruana discute diariamente generalizaciones sobre el modelo de desarrollo y la institucionalidad en...