Ley Cotillo: Hecha la ley, hecho el otorongo

La nueva ley universitaria no es la panacea ni mágicamente va a cambiar las cosas, pero es un paso en la decisión correcta que todos los peruanos debemos defender.

La ley Universitaria ha significado un verdadero trabajo de convencimiento por parte de la comisión de educación del Congreso a los estamentos universitarios, quienes de forma unánime se opusieron a la nueva ley por atentar contra la autonomía, el principal valor de la reforma de Córdoba que dio nacimiento a la universidad moderna. Sin embargo, desde su modificación y promulgación, la ley ha significado un avance significativo en la uniformización de procedimientos, estandarización de objetivos para asegurar la calidad y transparencia de las autoridades, tan es así que casi todas las universidades ya se adecuaron a la ley, manteniéndose sólo San Marcos y algunas otras universidades obstaculizando el proceso. Las críticas al proyecto de ley original, como las plantee yo también el 20131 han sido en general superadas en su versión modificada, y la autonomía no se ha visto afectada por la supervisión de la Superintendencia creada, menos aún se ha visto injerencia gubernamental.

De hecho, la ley ha sido tan efectiva que ya sus opositores no tienen posibilidad de derogarla en el Congreso. Ante ello, el recurso de apelación del viejo régimen universitario es el proyecto de ley promovido por la bancada Concertación Parlamentaria2 que le da vigencia a los rectores elegidos con la ley anterior, extendiendo así su mandato hasta que pasen las elecciones y puedan intentar derogar la ley de nuevo. Este hecho es nefasto, dado que una de las principales reformas de la nueva ley es la elección universal de autoridades mediante votación obligatoria, eliminando así el manejo dudoso que las asambleas universitarias copadas por el poder le daban a los rectores. Si pasa esta ley, se le permitirá a los rectores enquistados en la universidad pública bloquear la implementación de la ley y mantener el manejo autoritario y poco transparente que los caracteriza.

La #LeyCotillo como la han llamado por el nombre del cuestionado rector de San Marcos será combatida en la calle por los estudiantes y docentes del Perú. Los representantes del APRA, que en teoría deberían tener raíces en la vanguardia del movimiento estudiantil, deben retractarse o enfrentarse a una juventud que está más activa de lo que ellos creen.

1 http://lasopateologa.blogspot.pe/2013/06/hacia-la-universidad-descentralizada.html
2 https://pbs.twimg.com/media/CUiIVysWUAAdSXB.jpg:large

 




Miercoles 11 de Noviembre de 2015

Las AFP han entrado a la campaña electoral gracias a la torpe decisión de cambiar sus tasas de...

Jueves 03 de Diciembre de 2015

Para nadie es un secreto que Perú necesita un nuevo pacto social. No sólo el país está estancado económicamente,...