Los números de Obama

El cierre de la presidencia de Barack Obama está siendo marcado por la extrema polarización que su figura causa entre la población norteamericana. A pesar que el primer presidente afroamericano de Estados Unidos llegó al poder con la promesa de unificar a su pueblo, un reciente estudio muestra que la percepción negativa entre los dos partidos principales es la más alta de la historia, con un 45% de republicanos considerando la existencia de los demócratas como un peligro para la nación, y un 41% de demócratas con la misma opinión sobre los republicanos1 .En un discurso a principios de año Obama afirmó que una de las cosas de las que más se arrepiente es en no haber podido reducir el rencor entre los norteamericanos2.

Sin embargo, Obama y los demócratas tienen a la matemática de su lado. Estudios de la reputada agencia Gallup3 han venido usando indicadores  novedosos que dan un mejor vistazo al panorama social del  Estados Unidos. Por ejemplo, la tasa de desempleo real, en la que cuentan a todo aquel que no haya recibido un ingreso en las últimas cuatros semanas, se ha reducido a un 9.7%, llegando por primera vez a los niveles antes de la crisis económica. Así mismo, el optimismo de las pequeñas empresas norteamericanas se ha incrementado de -4% en el 2008 al 67% en el último cuarto, y la percepción positiva sobre la calidad de vida ha aumentado del 23% al 49% durante la presidencia de Obama. Por otra parte, por primera vez desde los noventas más de la mitad de estadounidense afirman tener suficiente tiempo para disfrutar sus días más allá del trabajo, y tanto la creación de empleos como la percepción de la gente sobre el mismo tema han incrementado notablemente en los últimos ocho años.

Pero la aprobación de Obama no es tan consistente como sus números en materia económica y social. Con una aprobación ligeramente sobre el 50%, Obama se va con una gran deuda con los latinos y la población afroamericana, quienes no han visto una mejora directa debido al constante bloqueo republicano. Así mismo, la percepción sobre su trabajo en política exterior es negativa en un 51% y su manejo de la ley de salud pública es reprobado por un 58%. Curiosamente la percepción general de los estadounidense sobre el camino que lleva el país es negativa incluso entre los que aprueban a Obama, lo que muestra la debilidad del ejecutivo en un país profundamente descentralizado. En los próximos meses Obama tendrá que lograr que Hillary Clinton no sea percibida simplemente como más de lo mismo, sino como la persona que logrará concretar las promesas que él hizo el 2008 y no ha podido cumplir, tarea difícil cuando se tiene a un candidato republicano todos los días en la prensa disparando contra el establishment político, una posición que los latinoamericanos conocemos mucho y ya ha ganado varias elecciones.

 

1.      http://www.people-press.org/2016/06/22/1-feelings-about-partisans-and-the-parties/

2. http://www.cnsnews.com/news/article/susan-jones/obama-one-my-few-regrets-my-inability-reduce-polarization-and-meanness-our

3.      http://www.gallup.com/home.aspx




Jueves 16 de Junio de 2016

Luego del asesinato en la discoteca Pulse de Orlando se ha reavivado el debate sobre el control de armas en...

Domingo 17 de Julio de 2016

Una nueva ola de protestas se ha desatado en Estados Unidos frente al asesinato injustificado de dos ciudadanos negros que...