What´s next? La izquierda norteamericana más allá de Bernie

El día sábado conocí a Don Ford, un activista californiano de la campaña de Bernie Sanders que está viajando el país filmando un documental con diferentes personalidades del movimiento progresista en Estados Unidos. Su historia representa bastante bien lo que ha sido hasta hoy la biografía política de los activistas de Sanders que ahora conforman el grueso de la izquierda estadounidense: sin previa experiencia política se lanzó a la campaña, tuvo un inmenso éxito organizativo usando tecnologías de comunicación y un estilo horizontal, peleó la campaña contra Hillary hasta el último momento y luego decidió iniciar el camino independiente rechazando al establishment del partido demócrata. Su documental “What´s next?” le plantea la pregunta a todos los activistas de Sanders cuál es el camino a tomar luego de las elecciones de noviembre, las respuestas por ahora son alentadoras.

El mismo día que conocí a Ford dialogué a profundidad con Vitt Russ, un empresario exitoso proveniente de la clase media que también fue atrapado por la campaña de Sanders y que tampoco está a gusto haciendo campaña por Hillary Clinton. En su local/fortaleza que ha denominado “La casa blanca del pueblo” (ThePeople´s White House) se filmó una escena del documental y se viene preparando una estrategia a largo plazo para elegir representantes progresistas en los gobiernos locales de la Florida, donde normalmente ganan republicanos. El potencial de su iniciativa es impresionante, dado que se tiene los recursos y las ganas de empujar un proyecto basado en ideas y no en personalidades, precisamente del tipo que Bernie Sanders ha estado empujando por sobre el personalismo común en la política mundial. Tanto Ford como Russ confluyen en colocar temas locales al frente de la agenda progresista y articular los diferentes esfuerzos de activistas que por décadas se han mantenidos aislados los unos de los otros.

A medida que se acercan las elecciones y la posibilidad de Trump presidente esté latente va a ser difícil para el movimiento progresista ganar adeptos. La campaña de Hillary –que trabaja con milimétrica precisión- ha puesto su mira en el voto de los moderados y da por descontado que así algunos activistas no hagan campaña por ella los votantes de Sanders en su gran mayoría van a votar para evitar la figura de un fascista en la casa blanca; y no están equivocados, encuestas muestra que un 90% de los votantes por el senador de Vermont van a votar por Hillary1. Lo cierto es que el panorama de las izquierdas en Estados Unidos es más alentador que nunca, con varios líderes a nivel nacional y el inicio de una estrategia local que de ser bien trabajada brindará muchos frutos.

 

1. https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2016/07/25/the-democratic-convention-is-chaotic-the-democratic-base-isnt/




Lunes 15 de Agosto de 2016

Luego de las primarias más inusuales de la historia reciente de Estados Unidos los dos partidos principales ya lanzaron oficialmente...