La obsesión con la belleza en Venezuela

Desde Caracas, Venezuela

Hay tres temas claves que siempre me mencionan cuando le digo a alguien de otra nacionalidad que soy de Venezuela. Algunos me preguntan sobre Chávez, otros sobre las playas, y muchos siempre me mencionan como tenemos “las mujeres mas bellas del mundo”. Aunque hablar de política siempre ha sido un tema de conversación para mi, desde que salí de Venezuela he obtenido una nueva perspectiva sobre el concepto que tenemos de las mujeres mas bellas del mundo y toda la cultura que rodea este tema.

El tema del “Miss Universo” siempre ha sido algo de mucho orgullo, pero trajo consigo una cultura obsesionada con la belleza de la mujer. Existe presión, de la ciudadanía y en ciertos hogares de la familia, principalmente en el sexo femenino desde niñas a mujeres adultas a la obligación de poder encajar dentro los estándares de belleza de la sociedad. Una mujer alta, delgada, con silicones, pelo liso, sonrisa perfecta y la ropa de moda es una imagen de belleza que tienen gran parte de las venezolanas.

Yo, desde niña de clase media, sentía esa presión. Desde que tenia 14 años, mi cabello enrulado era un tema de discusión entre mis amigos y familiares. El pelo liso, o como le decimos en Venezuela, “chino”, era un standard de belleza, y mi pelo necesitaba ser “controlado”. Desde esa edad me comenzaron a hacer la Keratina, un tratamiento controversial para alisar el pelo. A la víspera de los 16, mi familia me ofrecía operarme los senos. Lo consideraban como algo que tenia que hacer, como si fuese algo que me diera mas valor. No era solo en mi familia también veía estas tendencias normales en otros hogares, igualmente lo veía en mi circulo de amigas. Desde jóvenes, hablaban como se querían ver como sus mamas: más adultas y operarse los senos o la nariz antes de ir a la universidad. Algunas comentaban como solo les interesaba estudiar y estar bonitas para conseguir un esposo que las mantuvieran. Todo esto a raíz de una cultura disfuncional donde a la mujer se le valora por la belleza mas que por cualquier otra cosa.

Me da tristeza, que un concurso donde las mujeres son vistas como un objeto mercantil y sexual, sea el orgullo de un país. Que las aspiraciones de muchas niñas sea tener el cuerpo mas artificial posible con la ropa y el maquillaje mas caro, y encontrar a alguien quien pueda mantener ese estilo de vida. Que muchas mujeres sean vista como un trofeo, cuyo único aporte en la sociedad es como se ven y no como piensan. 

Pienso que la mujer venezolana es mas que eso, y muchas mujeres de mi país lo son. Hay cantidades de ellas muy inteligentes, trabajadoras, ambiciosas que forman parte de esta sociedad. Pero mientras se siga diciendo con orgullo que venezuela tiene las “mujeres mas bellas del mundo”, se va a seguir fomentando una sociedad en donde la mejor calidad de una mujer es su belleza.