Un pulseo recontra peligroso

Hemos venido asistiendo, durante hace más de una década, a un pulseo tratando de tumbar al contrincante valiéndose de miles de mañas y artimañas. Ahora parece hemos llegado al tope. De los dimes y diretes, de los escándalos y los escandaletes, no queda sino la impunidad y el sinsabor del quehacer de una política que nada tiene que ver con el arte de gobernar.

La democracia, el gobierno del pueblo por y para el pueblo, se ha convertido en un remedo de sainete de mal gusto; de los chascarrillos se ha pasado a la astracanada. Pero no como puesta en escena sino como el cotidiano vivir. Lo burdo, el mal gusto, la improvisación, el cambiar las cosas solo por llevar la contra, demuestra que no solo estamos mal en comprensión lectora y en razonamiento matemático: marchamos de mal en peor en todas las asignaturas.

Tenemos cientos de policías anti desmanes para combatir las protestas populares con muertos y heridos, pero no hay uno solo cuando los forajidos se meten arma en mano a restaurantes de toda índole para robar la mesada del día y arrasar con las pertenencias de lo pacíficos parroquianos. En Chimbote se cometieron doce asesinatos solo alrededor del caso Nolasco y la policía no ha dado con ninguno de los sicarios, aunque algunos ya pasaron a mejor vida víctimas de otros sicarios. Dirigidos por policías en retiro. Apañados por fiscales coimeros.

El desprestigio reina por doquier y si le creemos a las encuestas, el Congreso de la República gana esta como lid seguido de cerca por el Poder Judicial –incluido el Ministerio Público, que algo se está arreglando gracias al interinaje de seis meses-- -- y por la PNP. El gobierno merodea un 20% de aceptación. Mejor está hasta nuestra selección de fútbol, que perdió en su reciente debut con Gareca apenas por 1 a 0 ante Venezuela. Claro que la Bolsa de valores de Lima podría ser nuestro orgullo, pues es la cuarta entre las que más pierde en todo el mundo. Por supuesto que la producción de cocaína es nuestro orgullo, pues somos el primer productor del orbe de este estupefaciente, así como en el cultivo de la hoja de coca. Cómo no, si capturamos a las avionetas narcotraficantes solo en tierra;  en aeropuertos que proliferan por toda nuestra enorme selva amazónica. No hay solo avión Tucano que las intercepte.

En espionaje somos unos bacanes. Políticos, empresarios, periodistas y hasta los canillitas sufren un sagaz seguimiento pertinaz. La misma vicepresidenta de la República lo ha sufrido. No solo eso, nuestra gente de inteligencia militar es tan venal que por un puñado de dólares espían para un país vecino, sin que haya existido un sistema de seguridad para que no lo hagan; contrainteligencia que le llaman. Mismos Judas, a propósito de la Semana Santa.

En fin, tenemos preso a quien ocupara la Presidencia del Comando Conjunto de la Fuerza Armada por siete largos años y a muchos Comandantes Generales de las diferentes armas que delinquieron a su lado durante el nefasto gobierno fujimontesinista. Mientras que otros dos ex Jefes del Comando Conjunto de la FA, el general Howel y el contralmirante Cueto, mezclados en el oscuro caso de la residencia de López Meneses, han sido premiados con agregadurías militares en los EE.UU.

¿Cuál será el próximo paso hacia el abismo del desgobierno y el incumplimiento de compromisos con el pueblo peruano? Ojalá aparezca una pisca de cordura, porque la situación debe estar tan seria como para que el presidente de la CONFIEP haya lanzado un mensaje de mesura, luego de que los empresarios han venido desarrollando una campaña de “reforma laboral”  que suprima los derechos de los trabajadores conquistados a través de largas y cruentas luchas. En las cuales participaran Manuel González Prada, José Carlos Mariátegui y Víctor Raúl Haya de la Torre allá por 1919. Qué pena.




Lunes 23 de Marzo de 2015

Hoy me levanté tempranito, a las 6 de la mañana, para poder ir a que me realicen unos análisis de...