El aniversario del PPC y la vigencia de su compromiso democrático

El Perú va camino a la consolidación de un ciclo democrático sin antecedentes, como es, la cuarta elección democrática y libre consecutiva, sin interrupciones totalitarias tanto desde la derecha como desde la izquierda. El Partido Popular Cristiano, en sus cuarenta y nueve años de existencia ha constituído un pilar fundamental en la construcción de la democracia política y económica en el País, además de haber sido escuela de valores humanistas con vocación de servicio orientada a la sociedad y a la paz.

Como militante joven del PPC, estoy convencida en que una de las claves de la construcción de una sociedad democrática es la participación de jóvenes dentro de los partidos políticos, dado que representa una oportunidad de superar las barreras institucionales de estigmatización, desinterés, desconfianza y percepciones negativas a todo nivel de la política actual. Es imperioso generar bases democráticas sólidas en busca de diálogo, representatividad y suma de opiniones. Renovar líderes que impulsen la política institucionaly den pie a un ciclo de transformación y liderazgo político con visión incluyente, entusiasta y de grandes aspiraciones para el entorno país.

En este orden de cosas, quiero detenerme para saludar el espíritu democrático de dos instituciones que son ejemplo de democracia y respeto a los derechos fundamentales en el país hijas de las dos grandes corrientes de pensamiento más influyentes dentro de la democracia representativa contemporánea, como son la social democracia y el social cristianismo. En tiempos convulsos y de aventureros, resulta una decisión ponderada y prudente, que permite a los ciudadanos optar por un plan de gobierno elaborado, que integra a dos partidos políticos con experiencia, dos instituciones políticas que pueden garantizar gestión y liderazgo dentro de un gobierno auténticamente democrático, incluyente, eficiente y transparente.

Como representante de una nueva generación que cree en el pensamiento social cristiano, en la prédica democrática del PPC, como parte de la generación de jóvenes emprendedores con interés,  mística y entrega para movilizarse y hacer prevalecer sus derechos, renuevo hoy mi compromiso con el partido, con el pensamiento social cristiano y principalmente con el sueño de un Perú cada vez más unido, justo, próspero y en paz que todos merecemos.