Anemia en la Niñez: Sentencia anticipada de discapacidad intelectual

La anemia, condición patológica  caracterizada por la disminución de hemoglobina en la sangre, obedece a múltiples causas y si bien afecta a todos los aparatos y sistemas del cuerpo humano, lo hace con mayor rigor sobre algunos de ellos, sobretodo, cuando incide en determinadas etapas de la vida, en razón de encontrarse éstos en pleno proceso de desarrollo. Nos interesa comentar hoy el que se refiere al sistema nervioso, cuyo órgano central, el cerebro alcanza el 90% de su crecimiento  y maduración en los primeros 5 años de vida, y que particularmente en los 3 primeros, es que se consolidan los procesos que habrán de determinar la capacidad intelectual futura como son la migración de las neuronas y la organización de las sinapsis, verdadera red que interconecta  entre si a todas sus células.

Una de las causas frecuentes de anemia es la carencia en la alimentación de los elementos que se requieren para sintetizar la hemoglobina, entre ellos, como el más importante el Fe, metal que facilita el transporte de oxígeno desde los pulmones hasta los confines del cuerpo y el recojo del CO2 de regreso, desde estos, hasta los pulmones para su eliminación.

El presente comentario obedece a que en los últimos años la anemia por carencia de Fe viene afectando a un significativo número de peruanos, pobres y ricos, en razón de la pobre ingesta; en aquellos por la estrechez económica  que padecen y en estos últimos por consumir dietas inapropiadas. La situación se vuelve alarmante en el caso de los menores de 5 años en quienes la prevalencia no sólo se mantiene elevada sino que incluso se ha incrementado, particularmente entre los más pobres, de acuerdo al reciente informe del ENDES continuo que reporta un incremento de 1.5% en los 2 últimos años.

Un análisis respecto a lo ocurrido nos lleva a admitir que el avance que venía lográndose en gobiernos anteriores se detuvo por la adopción de algunas medidas erradas del actual, entre ellas la desactivación de la estrategia CRECER que desde el 2006 actuaba como   organismo de conjunción operativa de todos los programas de apoyo social y la migración  de la responsabilidad de varios de ellos a otros sectores, lo que dio lugar a que se abandonara  la suplementación en menores de 3 años con las llamadas chispitas, que contienen diversos micronutrientes en cantidades apropiadas, dejando vigentes sólo los desayunos escolares para los de mayor edad, los que a su vez ocasionaron frecuentes casos de intoxicación alimentaria por la mala calidad de los productos ofrecidos.

La situación que motiva estas líneas ha sido analizada por diferentes expertos y promotores sociales y fue reconocida por el propio Ministro de Salud, el que, como sabemos, ha sido, precisamente, quien tuvo a su cargo algunos de estos programas durante su gestión en el MIDIS, poco antes de asumir el cargo actual.            

 Finalizamos esta crónica invocando a las autoridades que nunca más permitan que los niños menores de 5 años y más aún los menores de 3 años, vuelvan a enfrentar tan grave situación de abandono por parte del Estado, teniendo en cuenta que no cuidar de su adecuada alimentación en esta etapa de su vida estaríamos dictando una anticipada sentencia para convertirlos después en discapacitados intelectuales.