¿Me perdí el partido?

 

Arquitecto Ecológico: Miguel Ángel Romero Maldonado
 
Era un día más en mi hermoso colegio, martes 3 de  de julio del año 90. Era la 1pm y comenzaba la clase de inglés  con el  “Gordo García” en  La Inmaculada de Jesuitas en Lima. Todos estábamos muy cansados y nadie estaba atento, sin embargo todos queríamos saber del partido  que también empezaba: Italia vs Argentina por semifinales, del Mundial de Italia 90.
Ese día yo había llevado al colegio un televisor portátil muy pequeño, que a escondidas  me permitía ver el ansiado  encuentro. El “chato” Rodríguez me lo vio y susurrando me dijo:
“Oe Romero,  presta un toque pe ,  pa chequear”. Le entregué el partido en sus manos.
Giré mi vista cansada  hacia el profesor quien paulatinamente comenzó  a desvanecerseemergiendo en  su lugar la primera chica de la que me enamoré: Kathy Jerí, 15 años, extremadamente femenina ,cabellos negros, mestiza, de ojos grandes, como los de una vicuña, de sonrisa  y dientes hermosos….. De pronto,  todo el salón  se oscurecía y súbitamente ya era de noche; Kathy desaparecía del aula. Inmediatamente mi alma salía de mi cuerpo y  escapaba por la ventana del aula volando…Podía ver mis brazos y mis piernas extendidas, flotando, deslizándome en el oscuro y excitante cielo limeño, viendo desde arriba  todo el distrito sin que nadie me vea. Era muy de noche, todos  ya estaban dormidos y Kathy no era la excepción .Volaba tranquilamente, sintiendo el frio del viento húmedo en mi rostro, el cual se regocijaba viendo la noche iluminada de estrellas. Todo esto hasta divisar ya muy cerca, la casa de Kathy. Me detenía, centímetros atrás de la ventana de su habitación, en el 2do piso de su casa, flotando, suspendido en el aire. Podía verla a través de su ventana, durmiendo apaciblemente, abrazando un peluche de felpa.Se movía de cuando en cuando acomodándose inconscientemente  para obtener una mejor posición en su  ya confortable cama, por lo menos así la veía yo. Luego entraba en su cuarto, cual cuerpo inmaterial que era. Inmediatamente me comenzaba a materializar, podía ver mi cuerpo físico completo en  su habitación, sin miedo alguno, me acercaba  y le daba un beso en la frente, luego en la mejilla, luego en sus pequeños y carnosos labios diciéndole: “Te amo Kathy”. Para mi sorpresa,  súbitamente sus femeninos y delicados labios se movían impacientes, correspondiendo el beso…
“¡Oe Oe  Romero,  despierta oye, la clase terminó hace tiempo, están en penales, parece que gana Argentina, y va a patear Maradona”...
 




Jueves 16 de Febrero de 2017

 

El año 2000 fui becado para estudiar una maestría en Urbanismo en Bélgica. Fue uno de los momentos más felices...

Martes 28 de Febrero de 2017

 

Cuando tenía14,  mis hormonas y yo solo queríamos impresionar a las chicas. Así, la...