¿Odiador o premio nobel?

"Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar."
Ernest Hemingway(1899-1961).

Bueno lo dicho por Hemingway, obviamente jamás lo leyó Vargas Llosa. Es indudable que el marqués ha sido galardonado para orgullo del Perú, con el Premio Nobel de Literatura y con muchos premios literarios en especial los que obsequia el candelejón ex Rey de España y su corte de la “socialite”, incluido el Premio Príncipe de Asturias, además del Pen Club Internacional, el Rómulo Gallegos. Decir que esto es falso o señalar que no es un buen escritor, sería demostrar una bajeza de espíritu o envidia patética; sin embargo decir que me gusta su estilo o escritura, sería mentir, me parece un disciplinado sumador de palabras bien combinadas y armadas entre si, altamente efectista y con historias truculentas, donde se refleja mucho odio guardado en relación a su padre y familia. Detesté leer (La fiesta del chivo) un episodio del dictador Trujillo, escarbando con sus dedos sucios la vagina de una niña/joven o los ajustes de dos lesbianas reprimidas de su último libro “Cinco Esquinas”, escrito para estas elecciones y dedicado al “fujimorismo”.

A finales del siglo XIX, el médico italiano Cesare Lombroso, publicó de Genio y locura. El autor planteaba que el genio artístico era una forma de desequilibrio mental. Lombroso también vinculó el genio artístico con la esquizofrenia o el odio enfermizo y que lograban plasmar por medio de la expresión creativa, su atormentado y complejo mundo interior. En años más recientes, los estudios más exhaustivos realizados sobre el tema son posiblemente los de la psicóloga clínica estadounidense Nos dice la psicóloga clínica: “Kay Redfield Jamison, autora de Touched with Fire (Tocados por el fuego) de 1993, un minucioso análisis sobre la relación entre los desórdenes maníaco-depresivos, los odios enfermizos y los procesos creativos de varios prominentes artistas. Algunos de los autores incluidos en este estudio son Charles Dickens, William Faulkner, F. Scott Fitzgerald, Ralph Waldo Emerson, Baudelaire, Herman Hesse, Ernest Hemingway, John Keats, Edgar Allan Poe, Mark Twain, Robert Louis Stevenson, Virginia Woolf y Kurt Vonnegut” e incluso con taras sexuales como Oscar Wilde.

Creemos que el odio y la frustración evidente de una psicopatía demencial y tan notable, que le hace al “escribidor-odiador” escribir un libro específicamente para vengarse, lo lleva  al marqués al límite de la locura y obviamente todo lo dicho por él pasa al mundo desordenado de la fantasía, la misma que la adorna con el “billete, la socialite y el odio”.

Alan García, ignorándolo, minimizó lo dicho por el premio nobel de Literatura, quien pidió, en entrevistas difundidas el último fin de semana, que el electorado no lo respalde en los próximos comicios; a este respecto dijo Alan García que le tiene sin cuidado el marqués y sostuvo que los consejos políticos del escritor han sido un fracaso para el Perú.

"¿Para qué darle opinión a ese señor? Yo prefiero la opinión de Julio Iglesias, porque no tiene veneno en el alma. Creo que Alan García le falto decir, que no se puede ocupar de un personaje de Novela de Honorato de Balzac: algo culto, bipolar, con odios patéticos demenciales, marqués de la “socialite y el billete” y totalmente CHIFLADO. Me dan arcadas.




Miercoles 12 de Agosto de 2015

«El periodismo puede ser la más noble de las profesiones o el más vil de los oficios». (Luis Miro Quesada...