Sal y Agua

Había  una  vez  un  país  ubicado  al  norte de  América del Sur, que era  considerado  como  una  potencia económica  y  social  en  su  región,  no  sólo  por  sus   riquezas  en recursos  naturales sino  también  por   su  gente,  a este   país  se  le  conocía  con  el  nombre de Venezuela .

Hoy, esas  riquezas  el  gobierno  venezolano las  ha   convertido  en  sal  y  agua , la  sal  se  la metió  al  bolsillo y  el  agua  se la   dejo  al  pueblo. 

La  crisis   política, social  y económica que  atraviesa  Venezuela, no tiene   precedentes. Es catalogada por  los  analistas  y  expertos como  la  más  severa  de  la  historia  contemporánea del  país, y  la  verdad es  que  no  hay  que  ser  analista o  pitonisa para   saberlo,  pues   basta con  salir  a  la  calle  en  Venezuela para   verla, escucharla , degustarla, olerla y  sentirla. 

Ver el  estado  en  el  que  se  encuentra  el  país, con  una  infraestructura precaria e inexistente, parecida  casi  a  la  de  cualquier   país  devastado  por la  guerra o  por  un  terremoto. Escuchar cientos  de  miles de  quejas y  relatos de  colas,  inflación, devaluación , escasez, odios , promesas  incumplidas,  inseguridad, balas. Degustar  la  poca   comida  que  queda  en  los precarios  anaqueles, la cual , para   poder obtener pasa  por   pagar precios  excesivos  y  largas  colas . A  la  mayoría  de  los  niños  venezolanos se  les  olvido  el  sabor  de  la  leche y  la   mayoría del  pueblo  ya  no  sabe   que  es  comerse  una  Arepa , el   pan  nuestro  de  cada   día  de los   venezolanos. Oler un  país, que  huele a  miedo , a bombas  lacrimógenas ,  a  basura  por   falta   de  recojo  de  la  misma , a  llantas  incendiadas de protestas. Sentir  los   golpes  de un  gobierno  opresor, que   golpea: estudiantes, mujeresy  niños, sentir  el   impacto de  una  bala producto  de  la  inseguridad generalizada o de  la   persecución política contra  opositores;  sentir  el  dolor de una  enfermedad  e  inclusive  la  muerte   por  la  escasez de  medicamentos  que  no  permite   sanar a  miles  de  venezolanos que  padecen enfermedades o  requieren de una operación médica.

Así  tenemos, agua  para  el  pueblo y  sal  depositada   en  cantidades   inimaginables  en  cuentas bancarias   en  el  exterior.  La   corrupción  ha  llegado  a  niveles  máximos en  aquel  país  bendito  de  riquezas,    hoy  saqueado  y vejado por  la  Revolución  Bonita del Siglo XXI.

Lo  que  si  nunca  debemos   olvidar los  venezolanos  es  el  país que  fuimos, el  país  que  somos y  el  país que  queremos  ser.Hacia  adelante  Venezuela,  si podemos ser  el  país  que verdaderamente soñamos  y  queremos.

@PaulinaFacchin




Jueves 23 de Abril de 2015

Normalmente  mi  columna  está  dedicada  a   temas  políticos ,  pero  hoy  está  dedicada a  un  tema de  actualidad   social.

En la...

Jueves 16 de Julio de 2015

Ha  sido alto el  precio  que  los  venezolanos hemos  venido  pagando  a muchos  gobiernos de  la  región . Como  se ...