Cintura política para nuestros tiempos

Cintura política. Dícese del político que tiene la capacidad de sortear las movidas aguas de la política. Es aquel que busca puntos de coincidencia y evita los enfrentamientos. Es el que sabe desenvolverse en una carrera de largo aliento sin desgastarse del todo.

En el Perú, el desgaste político es una constante, una moneda corriente, pan de todos los días. No existe Presidente de la República, Premier, Ministro o congresista alguno que no haya caído en las redes mortales de la política. Todos sufren desgaste y no logran recuperarse en su mayoría.

Hoy, al próximo jefe del gabinete del Gobierno de Pedro Pablo Kuzcynski, el economista Fernando Zavala, se le exige tener harta cintura política ante un Congreso mayoritariamente fujimorista. Cintura, dribling y un poco de gambeta para sortear el campo político. Sobre el, lloverá, habrá zancadillas y varias tarjetas rojas.

Las primeras reuniones con las distintas fuerzas políticas han sido auspiciosas y el virtual premier parece tener las cosas bastante claras. Aunque esto recién comienza, Zavala y su equipo deberán hilvanar jugadas muy finas para mantenerse a raya.

Pero la necesidad de sortear las movidas aguas de la política peruana no solo estará en el Congreso, sino sobre todo en las calles. Las demandas sociales son tremendas y los sectores sociales son diversos. Tenemos a jóvenes universitarios que siempre están dispuestos a salir a protestar. Están los gremios y sindicatos. Y por último están las comunidades del interior del país.

Casos de diálogos infructuosos tenemos muchos en el Perú. Y casi siempre a un fracaso en una negociación con la sociedad, le sigue una crisis en el Gobierno. La cintura política se pone a prueba no solo en tiempos de paz, sino sobre todo en los terrenos pantanosos de la guerra política. Y de eso, los peruanos ya hemos visto mucho.




Viernes 08 de Julio de 2016

Viernes 22 de Julio de 2016

En enero de 2016, Fernando Gómez Aguilar, fue sentenciado a 14 años de prisión. Si solo leemos esa información, concluimos...