Huaicos de informalidad

Los huaicos son en el Perú una historia repetida. Y no nos referimos solo al desastre natural que ha afectado una vez más la zona de Santa Eulalia (centro del país), dejando decenas de casas y familias afectadas. Los huaicos son de todos los tipos y a todo nivel. El caso Odebrecht, del que aún se conocen solo pequeños avances, amenaza con convertirse en un huaico que dejará cientos de afectados.

Los huaicos sociales por ejemplo son una constante. La protesta en Puente Piedra contra el bendito peaje de Rutas de Lima es otro un ejemplo.

Somos un país que vive acostumbrado al peligro, que duerme con el enemigo acechando, que camina sobre un terreno inestable, que le gusta estar sobre la cornisa.  Lo peor de todo esto, es que en la mayoría de casos ocurre a sabiendas que se pudo haber evitado con un mínimo de sentido común. Lamentablemente ese sentido es el más escaso muchas veces.

Los huaicos seguirán ocurriendo y afectando más a sociedades que aún viven en la informalidad.  Lo de Santa Eulalia es una informalidad no sólo en la forma como creció la población allí, sino también en la falta de planificación y actuación de las autoridades.  Los grandes contratos como Odebrecht también son producto de una mentalidad informal que privilegia el favoritismo, con dinero de por medio, sobre una competencia empresarial sana y transparente.

El peaje en Puente Piedra también corre en el mismo sentido.  Pactar un contrato en el que se perjudique al ciudadano no solamente es sinónimo de favorecimiento empresarial sino también es informalidad para impulsar al caballazo una obra.

Si esa mentalidad y actuación informal no las cambiamos,  los huaicos en todas sus formas terminarán sepultando todos nuestros sueños como país. Seguiremos con un número alto de empresas informales (actualmente 65%), con un importante sector de la población habitando en zonas de riesgo y con autoridades que deciden dando la espalda a la ciudadanía. 




Viernes 22 de Julio de 2016

En enero de 2016, Fernando Gómez Aguilar, fue sentenciado a 14 años de prisión. Si solo leemos esa información, concluimos...

Martes 24 de Enero de 2017

Birna y María vivían a más de 9 mil kilómetros de distancia. En vida, nunca pensaron conocerse ni mucho...