La última jugada de Ollanta Humala

Dicen que ningún trabajo es perfecto. Lo mismo ocurre con los cambios en la vida. Ningún cambio satisface por completo a las partes involucradas. Así, los últimos cambios en el Gabinete Ana Jara responden a una necesidad de la coyuntura pero parece que no terminan por convencer en su totalidad a todos los actores políticos.

Ejemplo 1. Muchos pero sobre todo los fujimoristas pedían con insistencia la salida de Daniel Urresti del Ministerio del Interior. Lo consiguieron pese a no acudir a la convocatoria del Ejecutivo para el diálogo. Ahora tienen a José Luis Pérez Guadalupe quien como Jefe del Instituto Nacional Penitenciario tuvo una política estricta respecto al régimen carcelario del ex Presidente Alberto Fujimori en la DINOES.

Ejemplo 2. Los apristas – entre otros – pedían la salida de Daniel Figallo del Ministerio de Justicia por su supuesta injerencia en el proceso contra el prófugo Martín Belaunde Lossio. Figallo salió pero ahora tienen a Fredy Otárola en ese sector. Un personaje más cercano todavía al entorno presidencial. ¿Seguirán reclamando fujimoristas y apristas?

En el paquete de cambios Ollanta Humala incluyó a los cuestionados Carmen Omonte y Eleodoro Mayorga. Le ha dado en la yema del gusto a la oposición en parte. El Jefe de Estado da señales de ceder aunque tal vez esconda una intención. Con una popularidad que se desinfla consistentemente, Humala ha jugado tal vez sus últimas fichas apostando en dos frentes. El frente interno, otorgando con estos cambios un mayor respiro y poder a la premier Ana Jara (evita censura en el Congreso), y con un personaje clave como Otárola en un sector crucial como Justicia en plena coyuntura Belaunde Lossio.

Y el frente externo, dando la impresión de regalar en bandeja de plata la cabeza de Urresti a cambio de un poco de paz, pero en el fondo podría tratarse de una estrategia muy hábil. El ex ministro del Interior pasa de ser un actor situado dentro de la institucionalidad a convertirse en un actor que ahora podrá moverse a sus anchas sin tener que responder a alguien. A Urresti le han dado carta libre para matar políticamente. Lo deberá hacer más allá del twitter si quiere sobresalir. Si será o no candidato a algo, no lo sabemos. Pero por lo menos encabezará la defensa del régimen humalista desde el lado externo, allí donde los enemigos políticos se multiplicarán en este año electoral.

@renzomazzei




Viernes 27 de Febrero de 2015

Una policía de tránsito me prohíbe doblar a la izquierda por una avenida muy transitada de Lima. No había ninguna...