El narcotráfico ¿una amenaza reciente? Parte I

Según la última información oficial de DEVIDA (2014), el Perú produce alrededor de 100,800 toneladas de hoja de coca al año, de las cuales solo el 10 % es destinado al consumo tradicional y el resto,  90,700 toneladas, se desvían al narcotráfico. 

Con estas 90,700 toneladas se produce entre 270 a 300 toneladas de clorhidrato de cocaína. Las cifras referidas a la producción de cocaína no son oficiales porque no hay publicación en el que se haga ese sinceramiento de cuánta droga se procesa, solo una anotación de “sin determinar”, por lo que los cálculos se basan en un factor de conversión: kilos de hoja de coca necesaria para un kilo de cocaína.

Siendo muy conservadores, convengamos que son 270 toneladas de cocaína. Si consideramos que como resultado de las acciones de lucha contra el narcotráfico se logra incautar entre el 7 y 10% de las toneladas de cocaína producida, tenemos que más o menos 240 toneladas se logran comercializar: el 3% en el mercado interno y el 97% en el mercado internacional.

La cocaína, según los expertos, tiene diversos precios: si se vende en el país, si es entregado en tránsito, en puerto o plaza extranjera. En el país, en la zona cocalera, un kilo de cocaína puede costar 1,200 dólares americanos y en la costa puede valer entre 5 y 6 mil dólares. Si se vende en el extranjero, en Brasil puede valer 15 mil dólares el kilo, en USA el costo es de 25 mil y en Europa pueden llegar a pagar 60 mil dólares el kilo de cocaína, siendo Rusia o Asia las plazas más caras con hasta 80 mil dólares el kilo.

Según el estudio publicado por la OEA denominado “El problema de las drogas en América, Economía del Narcotráfico”, alrededor de los dos tercios de los ingresos totales del narcotráfico se obtienen al final de la cadena, por medio de ventas al por menor en los países de consumo (Francia, Bélgica, Rusia, USA, etc.) y son las organizaciones de narcotraficantes mexicanos los que controlan la mayor parte de este contrabando internacional. Por otro lado, señalan que según la ONU, se calcula que los países de las Américas obtienen un ingreso anual de 1, 500 millones de dólares provenientes de las drogas.

Con esos datos, imaginémonos que la cocaína producida en el Perú sólo se vende en nuestro territorio con el costo más conservador de 6 mil dólares el kilo. Por las 230 toneladas que van al mercado internacional, el narcotráfico en el Perú recibe alrededor de 1, 380 millones de dólares al año. Mejo no imaginémonos cuánto se obtiene anualmente por la cocaína peruana en los mercados europeos o asiáticos.

De estos 1, 380 millones, ¿Cuánto destina el narcotráfico a corromper funcionarios públicos?, ¿Cuánto ingresa a nuestra economía mediante el lavado de activos?

Este monstruo corruptor con gran poder económico para seguir operando necesita burlar controles, comprar policías, fiscales, jueces y funcionarios. Corrompe jóvenes haciéndolos consumidores, jóvenes que delincan  para comercializarlas,  a otros para que se encarguen de sus ajustes de cuentas violentas, compran sicarios, asesinos, etc. Es el responsable de esta delincuencia que tiene un rostro cada vez más joven, más violento, inhumano. Pero eso no basta, le es también necesario infiltrarse en el poder político para mantener el “estatus quo” que permite su subsistencia.

El narcotráfico no está en nuestro país recién ahora, se inició en los años 70,  se expandió en  los 80 y  desde aquellos años hasta la actualidad no hay partido político que no haya sido acusado de obtener su financiamiento o de mantener relaciones estrechas con gente involucrada o bajo sospecha de dedicarse a esta ilícita y perniciosa actividad. Señalamientos como: Carlos Langbert y Manuel Ángel del Pomar implicados con el narcotráfico relacionándolos con el APRA; Reynaldo Rivera Romero diputado de Tingo María por Acción Popular que habría sido desaforado por vínculos con mafias de estupefacientes; el hermano del narcotraficante llamado Vaticano que postuló por el Frente Independiente Moralizador de Fernando Olivera, el mismo que acusó en esta campaña electoral al candidato César Acuña de  tener una fortuna de origen ilícito; el vínculo de Lourdes Flores del PPC como abogada de César Cataño investigado por el delito de lavado de activos; la ex parlamentaria del partido Nacionalista, Nancy Obregón, detenida y acusada de narcotráfico y terrorismo;  el partido de Verónika Mendoza postuló al Congreso a Jovana Villanueva quién habría sido condenada en el 2000 por tráfico ilícito de drogas, entre otros casos.

¿Lamentable? ¡Muy Lamentable¡ Este es el análisis que nos enfrenta a una terrible realidad que nos viene acompañando algo más de cuarenta años. El narcotráfico es una lacra, el cáncer que nos ha ido invadiendo. Pero ¿Qué se hace, que se ha hecho y qué se debería hacer para erradicarlo?




Jueves 17 de Marzo de 2016

Según la encuestadora IPSOS APOYO,  a diciembre del 2015 el 9% del electorado pensaba votar en blanco o viciado y...

Lunes 13 de Junio de 2016

El narcotráfico, como una de las más graves amenazas a nuestra política, economía y seguridad, fue puesto como uno de...