El rol de una mayoría opositora

Este 28 de junio, Pedro Pablo Kuczynski y sus dos vicepresidentes recibieron las credenciales que los legitiman como el nuevo gobierno electo, luego de lo cual tienen un mes más para convocar y designar a quienes los acompañaran en su primer Gabinete e iniciar el proceso de implementación de lo propuesto en campaña.

En el Parlamento las cosas ya están dichas, la mayoría parlamentaria es una fuerza contundente y opositora que tiene entre sus legítimos intereses presidir la primera mesa directiva y conducir el Congreso. 

Un Parlamento dirigido por su principal opositor será perjudicial para el próximo gobierno? No necesariamente. Esto pone en riesgo a gobernabilidad o la estabilidad del sistema político? No lo creo. 

La regla de la mayoría en un Parlamento es un principio democrático como lo es el pluralismo político, la tolerancia o el respeto a las minorías; una mayoría en manos de la oposición es un eficaz instrumento de la democracia para generar contrapesos y el equilibrio de poderes si se ejerce en un irrestricto respeto a los valores democráticos (equidad, solidaridad, respeto, participación, paz) y esos otros principios mencionados.

Habría que acotar también que tener una mayoría oficialista no es garantía de eficiencia del sistema político. Parafraseando el maestro Pedro Planas, un Congreso con una mayoría domesticada, servil, que apoya sin condiciones al Ejecutivo, que cede autonomía al legislar y se resiste a fiscalizar al gobierno provoca un juego de suma cero respecto a la eficiencia del sistema político y desnaturaliza al parlamento ante las expectativas y las demandas de los ciudadanos tanto como una mayoría opositora obstruccionista que hace un uso abusivo de su poder, agregaría yo.

El rol de una mayoría opositora debe ser justamente el de opinar, criticar las acciones del Gobierno y, porque no, proponer también acciones distintas a las planteadas por el Ejecutivo, todo ello surgirá en el plano del debate de ideas y la confluencia de pretensiones políticas en un espacio como es el Parlamento, el principal centro de discusión sobre las decisiones políticas y el escenario ideal donde se construyen los consensos.

Un gobierno sin una bancada mayoritaria en el Congreso está obligado a tender puentes, dialogar para generar acuerdos mínimos, tendrá seguramente que renunciar a algunas propuestas propias para incluir otras provenientes de posiciones políticas disímiles para trabajar en una agenda país consensuada y en base a ello avanzar. La democracia se apoya en pactos institucionales, no es malo pactar si lo que se pretende es lograr alcanzar metas concretas como país: activación de nuestra economía, reducción de la pobreza, una lucha efectiva contra la delincuencia y el crimen organizado, mayor eficiencia del gasto, ampliar la cobertura y mejorar en calidad los servicios básicos a favor de los excluidos, etc.

En esa misma línea, en el Congreso, Fuerza Popular como principal bancada de oposición tiene un rol especial en este quinquenio; con sus electores, canalizar a través de leyes lo propuesto en campaña como partido político, representar sus intereses y fiscalizar; con los que no los eligieron, demostrarles nuevamente que son una oposición responsable, dispuesta al diálogo y al consenso por el bien del país, un país que necesita estabilidad para seguir creciendo con  oportunidades para todos.




Lunes 13 de Junio de 2016

El narcotráfico, como una de las más graves amenazas a nuestra política, economía y seguridad, fue puesto como uno de...

Martes 12 de Setiembre de 2017

En un régimen democrático, la oposición política es saludable para el sistema democrático, es un factor determinante para lograr calidad...