Los jóvenes que necesitamos!!!

He leído con mucho entusiasmo diversas opiniones en relación a la creación del Ministerio de la Juventud. Se nota el interés de implementar de manera real y efectiva una política nacional de juventud, de articular y focalizar los programas dirigidos a los jóvenes y la voluntad de apoyar su emprendimiento. Al parecer, los jóvenes están de moda.

Pero, ¿de qué clase de jóvenes estamos hablando?. Según el INEI, en su documento “Perú: Inclusión y Exclusión Social en la Juventud, 2011”: el 27,5% de la población tiene entre 15 y 29 años de edad, es decir, 8 millones 171 mil, 356 personas constituyen la juventud peruana. La tercera parte de ellos se encuentran en situación de pobreza (30,1%), siendo esta situación mayor en el área rural (54,0%) que en el área urbana (19,2%). Asimismo, sólo el 41.7% de estos jóvenes tiene educación superior, en tanto que en el área rural solo el 10.4%. Como vemos, existe un alarmante 58.3 % de jóvenes que no tiene acceso a educación superior.

Un país en el que la educación básica es deficiente y la educación superior de calidad es privilegio de pocos, sostener que nuestros jóvenes representan un futuro prometedor ¿será demasiado entusiasmo?. Pretender que ellos se conviertan en una generación crítica que aporte, participe y sea protagonista del progreso del país ¿será una meta demasiado ambiciosa?.

No, si consideramos apoyar e invertir más en replicar experiencias de jóvenes que naciendo en una situación desventajosa no han dejado de estudiar, de luchar, de crecer, de aspirar a más y han demostrado que son tierra fértil esperando por semilla.

Hablo de, por ejemplo, los jóvenes de “Beca 18”. En este programa, dirigido por PRONABEC, encontramos chicos procedentes de áreas rurales del Perú profundo, que viviendo en situaciones de pobreza o extrema pobreza han obtenido un alto rendimiento académico y por ello se les beneficia con la oportunidad de postular, ingresar y seguir estudios superiores en universidades o institutos técnicos de prestigio. Por este programa, se les subvenciona los gastos de estudio, hospedaje y alimentación y con ello se premia la excelencia, permitiéndoseles acceder a una mejor educación.

Un joven de Beca 18, es un chico de procedencia humilde y grandes sueños, que en muchos casos tiene que dejar su ciudad y su familia para mudarse austeramente en una nueva ciudad donde debe vivir una exigencia constante con el objeto de alcanzar el nivel académico de la Universidad o Instituto que lo acoge.  Aplaudo el esfuerzo de estos jóvenes, la ambición por lograr un futuro distinto y mejor para ellos y sus familias. Ojalá aquellos que nacen con las posibilidades que ellos carecen, se esforzaran si quiera la mitad de lo que ellos se esfuerzan. Estas iniciativas son las que merecen respaldo, continuidad y mayor inversión por parte del Estado.

Si bien hay mucho que reprochar a este gobierno, creo que es justo reconocerle aciertos. Considero en particular que Beca18 ha sido un importante avance en lo que significa potenciar a nuestras excelencias, darles la oportunidad de tener una educación de calidad y que puedan revertir la situación de desigualdad en la que nacieron, y espero que  el próximo gobierno, con o sin Ministerio de la Juventud, apueste por repotenciar este valioso programa.

Ciertamente, el Estado tiene una gran responsabilidad frente a los jóvenes que esta patria detenta pero mayor aún es la responsabilidad que tiene esta generación de jóvenes  frente a lo que la patria demanda. El país no necesita de jóvenes fofos, cómodos, anodinos, desentendidos de la realidad social, con discursos pobres, apegados a superficialidades y mediocridades. Necesita jóvenes, como de los que hoy hablo, de empuje, con determinación, con aspiraciones, intelectuales, profesionales, emprendedores, protagonistas del cambio y la renovación que el país requiere para combatir nuestros principales problemas.




Viernes 12 de Junio de 2015

Sería muy popular y complaciente si les digo que yo también estoy a favor de la pena de muerte para...

Jueves 17 de Marzo de 2016

Según la encuestadora IPSOS APOYO,  a diciembre del 2015 el 9% del electorado pensaba votar en blanco o viciado y...