¿Dónde están?

Cuando muchos pensábamos que se había extirpado la red de corrupción de Vladimiro Montesinos del aparato público y privado, y puesto a la mafia en el banquillo de los acusados, una nueva República nacería de la unidad de todos los peruanos. Sin embargo, nos estrellamos contra la realidad al presenciar que esas mismas prácticas aborrecidas en el pasado como eran la interceptación telefónica, el reglaje, la difamación y persecución a opositores, compra de portadas, entre otros, son usadas por este mismo gobierno ante el mutismo colosal de intelectuales, políticos y colectivos de izquierdas que antaño pedían a gritos la vacancia presidencial.

Desde cuando se reveló que Alexis Humala viajó a Rusia para negociar los recursos pesqueros del Estado a nombre de Ollanta y de paso hacer florecer su flota pesquera, ya eso olía mal; más aún, cuando el presidente ordenó pasar al retiro a veinte generales de división y brigada para colocar a los de su promoción, “Héroes de Pucará y Marcavalle”, recién ascendidos.

Si esto de por sí ya era preocupante lo peligroso vino después al entregar por un lado, el control absoluto de la seguridad interna a sus compañeros de armas  como jefes de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) y al coronel Pereyra Briceño como jefe del INDECI, este último acusado de desaparecer legajos claves del caso “Madre Mía”; y por el otro, copar la SUNAT y la OSCE con familiares directos de la primera dama, Nadine Heredia.

Para alguien es un secreto acaso que la criminalidad esté en su máximo apogeo sabiendo que quienes hoy están en el poder, ¡todos militares!, cuentan con toda la planificación, las estrategias y toda la logística que da el Estado para contrarrestar a estas lacras, ¿o no será qué quienes son expertos en seguridad también lo son en crear inseguridad, creando así las condiciones mínimas para dar un golpe de Estado?

Y ni que decir de la práctica delincuencial de este gobierno al obtener toda la información tributaria de todos los ciudadanos, prestándose para el chantaje, la extorsión y la persecución política. Prueba de ello son las cuentas, compras, préstamos, casas y vehículos que tenía la congresista Luciana León o las casas del ex presidente Alan García.

Todo esto sumado a los peligrosos lazos de Humala con López Meneses, a los arreglos turbios entre Belaúnde Lossio y la pareja presidencial, y las numerosas cuentas de Nadine Heredia que no sabe explicar ha hecho que ese slogan de la “inclusión social” y la “honestidad hace la diferencia” fuera solo un panfleto para aprovecharse del cargo y perpetuarse en el poder a lo Kirchner.

Este gobierno no solo pasará a la historia como la administración más deficiente, cero en crecimiento económico, cero en inversión pública y privada, cero en reformas públicas y  educativas, si no como la más corrupta y delincuencial.

Dónde está pues esa gente que salía a lavar banderas en las plazas públicas, esos indignados que rebasaban las arterias del centro histórico exigiendo a gritos la caída de la “dictadura”, esos líderes e intelectuales que a mandíbula batiente pedían la vacancia presidencial. ¿Dónde están?




Viernes 05 de Junio de 2015

Una vez más la frivolidad de nuestra primera dama, Nadine Heredia, quedó de manifiesto hace unos días al enterarnos sobre...

Martes 23 de Junio de 2015

Los Derechos Humanos (DD.HH) es una expresión que se usa a partir de los años ochentas y representa uno de...