Implicancias del TPP

Participar en el I Curso de Relaciones Internacionales organizado por el Centro de Estudios de Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad San Martín de Porres, me permitió revisar y conocer el funcionamiento del Trans Pacific Partnership (TPP).

Gracias a la cumbre anual de líderes de APEC celebrada en 1994 en Bogor, Indonesia; los países participantes se comprometieron a alcanzar el libre comercio e inversión en la región del Asia Pacífico. De esta manera, para cumplir con este objetivo de constituir una zona de libre comercio (Metas de Bogor),  se empezaron a formar bloques económicos como el Acuerdo de Asociación Transpacífico o TPP por sus siglas en inglés.

En ese sentido, podemos afirmar que el TPP es un bloque económico que encausa el proceso de liberalización del comercio en la región Asia Pacífico. Asimismo, cabe acotar, que este acuerdo es muy ambicioso; ya que, se consagraría como el área de libre comercio más grande del mundo luego de su implementación, la cual, en el Perú, se encuentra en proceso de aprobación parlamentaria.

Para poder discernir sobre la viabilidad del TPP debemos conocer que es parte de un proceso de integración económica que, como ya mencionamos, se inició en 1994, con la celebración del acuerdo que contiene las denominadas “Metas de Bogor”, las cuales estipulan que, para el año 2020, se debería alcanzar las condiciones que propicien la zona de libre comercio.

Sin embargo, más allá del cumplimiento de metas, el proceso resultó más complejo de lo que se esperaba, pues alcanzar el área de libre comercio no se conseguirá únicamente propiciando condiciones sino por medio de la conformación progresiva de bloques económicos que, una vez afianzados, otorgaran legitimidad para dar el paso definitivo, esto es, exoneración arancelaria.

Finalmente, el impacto de la entrada en vigor del TPP significaría un escenario favorable para ingresar a nuevos mercados o reducir la tasa arancelaria de aquellos con los cuales ya sea ha suscrito acuerdos comerciales. Por lo tanto, nuestro rol debe ser vigilante con respecto a cada actuación y posición de nuestra política exterior comercial.