Punto de Encuentro

Corea del Norte se reunirá con una delegación de Seúl después de más de dos años

En el encuentro, que tendrá lugar este martes, discutirán la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno

En su primer encuentro desde diciembre de 2015, las dos Coreas se reunirán el próximo martes para discutir la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de invierno, que se celebrarán en el Sur en febrero. Según informa la agencia Yonhap, el régimen del joven dictador Kim Jong-un aceptó este viernes la propuesta del Gobierno de Seúl para que el encuentro tenga lugar en su frontera de Panmunjom, en plena Zona Desmilitarizada del Paralelo 38.

A nadie se le escapa que este acuerdo ha sido posible, en gran medida, por el retraso de las maniobras militares conjuntas entre Estados Unidos y Corea del Sur que tienen lugar cada mes de febrero, anunciado un día antes y planteado como una condición por el régimen estalinista de Pyongyang. Así lo sugirió en su discurso de Año Nuevo Kim Jong-un, quien considera que dichos ejercicios militares son un simulacro de invasión. En su alocución ante la televisión estatal, el caudillo norcoreano tendió la mano al Sur para mejorar sus relaciones, pero recordó a EE.UU. que tiene un «botón nuclear» en su despacho.

Tras años de tensión por los continuos lanzamientos de misiles y ensayos nucleares norcoreanos, parece que llega el deshielo con el Sur gracias a las Olimpiadas invernales. Celebradas en la ciudad surcoreana de PyeongChang, que se está escribiendo así para diferenciarla de la capital del Norte, durarán del 9 al 25 de febrero y supondrán una oportunidad para aplacar el clima bélico que se vive en esta zona del nordeste de Asia.

«Los asuntos de la agenda principal incluirán cómo mejorar las relaciones entre las dos Coreas, destacando la participación del Norte en los Juegos de Invierno», anunció el portavoz del Ministerio para la Unificación del Sur, Baik Tae-hyun, informa Yonhap.

¿Desfile bajo una sola bandera?

Tras este primer paso, Seúl y Pyongyang acordarán la composición de ambas delegaciones para la reunión del martes. En caso de que prosperen las negociaciones, las Olimpiadas de Invierno contarán con la asistencia de una pareja de patinadores norcoreanos, Ryom Tae-ok y Kim Ju-sik, junto a una delegación oficial y pueden servir para romper el hielo entre ambos países. A pesar de su pequeña representación, se trataría de un hecho histórico porque el régimen estalinista de Pyongyang boicoteó los Juegos Olímpicos que tuvieron lugar en Seúl en 1988, que eran mucho más relevantes y donde habría tenido una delegación con más atletas.

Entre los detalles a discutir destacan si las dos Coreas desfilarán bajo una misma bandera en la ceremonia de inauguración o clausura y la composición de la delegación enviada por Pyongyang.

Para el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se trata de su primer éxito político, ya que ha intentado rebajar la tensión con el Norte desde que tomó posesión en mayo. A pesar de este deshielo, el portavoz del Ministerio de Unificación aseguró que Seúl y Washington no han cambiado su postura de ejercer la máxima presión sobre el régimen de Kim Jong-un para frenar su programa nuclear.

A tenor de algunos expertos, Corea del Norte intenta con esta distensión debilitar las sanciones internacionales endurecidas por la ONU tras sus últimas provocaciones, que empezarán a castigar su economía a partir de este año.

(Fuente www.abc.es)