Punto de Encuentro

Keiko y Kenji pueden liderar las elecciones del 2021

AUNQUE DIVIDIDOS PROTAGONIZARÍAN UNA NUEVA DERROTA

Enrique Ghersi: PPK debe continuar su gobierno porque fue elegido por mandato popular salvo que se acredite una falta grave.

Doctor Ghersi, ¿cómo ve este panorama político?

Lo veo con gran inquietud porque tengo la impresión de que hay una crisis sistémica. A diferencia del año 2000, donde a la caída del fujmorismo se produjo una crisis que involucraba a los miembros de un solo partido, en esta oportunidad lo que tenemos es una crisis sistémica que atraviesa a todo el espectro político. Y no solo el espectro político formal. También gremios empresariales: hemos visto que la Confiep –es decir los empresarios privados– ha terminado siendo allanada por la Fiscalía. Esto no ha sucedido en ningún país de América Latina. Las consecuencias en mi concepto son bastante complejas porque veo que la reacción de la clase política, en lugar de aquietar la discusión y convocar a la racionalidad o buscar un gabinete de unidad nacional, es la de polarizar aún más.

Y es que en este contexto una segunda moción de vacancia la veo injustificada porque, la verdad, no veo ningún argumento nuevo a los anteriormente invocados. Es un acto de ofensiva política que, ante el cuestionamiento público comprensible, se arremeta contra toda la estructura institucional del país. Por lo que yo creo que es indispensable pensar con cabeza fría y que los líderes de los diferentes grupos políticos, y sobre todo los del Parlamento, como el Dr. Luis Galarreta, quien tiene una enorme responsabilidad en la conducción del país en este momento, traten de aquietar las aguas y sobrellevar este momento de crispación.

-¿Qué medidas concretas deberían tomar los líderes políticos?

Creo que en primer lugar es indispensable una agenda política común de gobierno. El país está trabado y todos somos conscientes de este problema. Hay puntos en los que se podría conseguir fácilmente coincidencias. Yo estoy seguro de que el fujimorismo en sus distintas variantes, el Apra, el Gobierno –o lo queda de él– y APP podrían encontrar puntos comunes de trabajo en materia laboral, regulación administrativa… Yo encuentro, por ejemplo, cuellos de botella incomprensibles en la legislación municipal que entorpecen enormemente las inversiones. Eso se podría arreglar muy fácilmente. Asimismo, afrontar con más profundidad la reforma del Estado, el gobierno electrónico, eliminar toda la papelería, la burocracia. Realmente el costo que todo eso significa para un ciudadano, para un empresario o un pequeño empresario, es casi el 80 % de su planilla. Si al costo laboral, que ya es de 48 %, le sumamos el costo burocrático, llega a ser el 80 % de su planilla. Esto es impagable. Eso produce desobediencia de la ley e incremento del sector informal.

-¿Qué debería hacer Mercedes Aráoz?

Creo que la primera ministra Mercedes Aráoz debería convocar a un gabinete de unidad nacional bajo su dirección. Es indispensable buscar consensos. Yo creo que la Dra. Aráoz es una persona capaz, con gran autoridad y decisión para llevar adelante este reencuentro de fuerzas políticas, claro, cada una conservando su propia  identidad. En suma, yo creo que esta crisis institucional, compleja, exige decisiones muy valientes y muy claras que no veo que se estén tomando por la polarización y crispación reinantes.

–Keiko Fujimori ha planteado la renuncia, para no hacer traumática la vacancia presidencial, del presidente Kuczynski.

Yo encuentro mucho más traumática una renuncia y una interrupción del plazo constitucional. Pedro Pablo Kuczynski ha sido elegido por voto popular. Sus vicepresidentes son solamente subrogantes, por ellos no ha votado el pueblo. La votación por el vicepresidente es subsidiaria y secundaria. Yo creo que el Presidente debe concluir su mandato, salvo que se acreditara una falta grave, cosa que hasta ahora no ha sucedido.

-¿De verdad no ve razón alguna para que se interrumpa su mandato?

No. Al contrario. Creo que una interrupción del Gobierno sería un elemento más de perturbación en el proceso institucional que traería sombras sobre toda la clase política. Lo que habría que hacer es lo contrario: que la clase política, actuando con transparencia, decida enfrentar los problemas que tiene el país. Se ha sugerido varias veces el nombramiento de un Procurador General de la República que sea independiente. Creo que es una buena idea. No estos funcionarios que dependen del Ministerio de Justicia, sino un procurador auténticamente independiente. En otros países se ha optado por invitar una misión de la Organización de Estados Americanos, como en Honduras y Guatemala –la comisión contra la corrupción–, que ha permitido que la estructura institucional de esos países se asiente y siga adelante. En el caso de Guatemala inclusive eso posibilitó el encarcelamiento de un presidente en el ejercicio de sus funciones. Esas son las salidas: mantener y afiatar la estructura institucional. No romperla.

-¿Cómo ve usted el futuro político de Keiko Fujimori y de su hermano Kenji Fujimori?

Muy interesante. Los partidos políticos en el Perú se han convertido en dinastías. Entonces esto va a producir que tanto Keiko como Kenji, dos hermanos, sean probablemente los protagonistas en la próxima campaña electoral. Eso es totalmente novedoso y no se ha visto nunca en una elección en el Perú a dos hermanos enfrentados. Hubo un conato de Ollanta Humala con Antauro Humala que terminó mal, más por la personalidad de Antauro. Ahora vamos a ver en qué termina este enfrentamiento. Yo espero que sea democrático, es decir no personal ni familiar, y que ayude a la resolución de la crisis política.

Me trae al recuerdo lo que pasó en Bolivia, donde la familia Siles tuvo un padre presidente (Hernando Siles) y dos hijos también presidentes de la república: Luis Adolfo Siles Salinas y Hernán Siles Zuazo, quien era medio hermano de Luis Adolfo, que militaban en partidos políticos distintos. Este tipo de confrontación ya ocurrió, de manera que [una contienda electoral entre Keiko y Kenji] podría ocurrir. También sucedió otro caso de dinastías en Chile, con Arturo Alessandri Palma y su hijo Jorge Alessandri Rodríguez, pero no se trató de enfrentamiento entre hermanos.

La del Perú espero que no sea una lucha fratricida sino un ejemplo para la democracia porque yo creo que sería muy importante que este tipo de discrepancias se resolvieran con la participación popular.

Si estuviéramos en una democracia más desarrollada, eso se resolvería en una elección primaria donde el fujimorismo eligiera en voto popular a su candidato. Yo me temo que el fujimorismo va a ir dividido y eso puede producirle una nueva derrota. Pero ya veremos si los estrategas fujimoristas y los hermanos Fujimori tienen la capacidad de ponerse de acuerdo o no. Porque debemos tener en claro que el fujimorismo será una fuerza política que va a continuar en el país por buen tiempo.

Modificación ilegal

“La modificación del Reglamento del Congreso limitando las facultades del Presidente de la República respecto del Legislativo creo que es ilegal porque estaría modificando de manera indirecta la Constitución. Lo más probable es que el Tribunal Constitucional lo revoque”.

“El Perú no está en crisis”,  advierte pensador liberal

“Quiero advertir de un hecho que ha pasado inadvertido. En este verano, en el que se ha hablado de una crisis política muy profunda, se concretaron transacciones económicas sumamente importantes en el Perú cercanas a los 8 o 9 mil millones de dólares que, digamos, han estado en la segunda página porque la opinión pública ha estado centrada en la crisis política. Veamos:

1°) Una operación que se hizo en Chile pero que repercute en nuestro país: UnitedHealth Group, la operadora de hospitales más grande del mundo, adquirió la chilena Banmédica y eso lo hizo propietaria de una cadena de clínicas, en sociedad con el grupo Romero en el Perú, empezando por la clínica San Felipe. 2°) La importante compra de Química Suiza por parte del grupo de Carlos Rodríguez Pastor. 3°) La adquisición por parte del grupo Romero, propietario de los grifos Primax, de la cadena de grifos Pecsa.  4°) Lo de Michiquillay, donde Southern ha pagado 2,000 millones de dólares por un yacimiento abandonado y antes devuelto por Anglo American.

Esto no pasa en un país en crisis. Por eso es que yo sostengo que en el Perú las reformas económicas produjeron una desconexión entre la política con la economía. Lo que pasa en política en el Perú tiene un impacto, pero relativo y menor sobre una economía que está bastante independizada de los avatares de la política. Por supuesto que hay un tema de expectativas que siempre juega su rol, pero la economía peruana tiene inversión neta y, ojo, es inversión privada y también peruana, que no es inversión pública, que es la que está parada”, afirma el liberal Ghersi.

(Fuente www.expreso.com.pe)