Punto de Encuentro

Agenda revela sobornos a Provías

INCAUTADA EN TRAMA DEL ‘CLUB DE LA CONSTRUCCIÓN’

Habrían coimeado a exfuncionario a cambio de obtener obras. Material fue hallado en una vivienda vinculada a Rodolfo Prialé, según carpeta fiscal a la que tuvo acceso EXPRESO.

Una agenda-calendario del año 2012, incautada durante el allanamiento que realizó la Fiscalía a una de las viviendas de Rodolfo Prialé de la Peña, por el denominado caso del “Club de la Construcción”, revelaría diversos pagos destinados a Carlos García Alcázar, exasesor del Viceministerio de Transportes.

Prialé de la Peña es sindicado, por el colaborador eficaz N°6-2017 (un extrabajador de Odebrecht), como el nexo entre las empresas pertenecientes a este club y Provías Nacional, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones; y quien le comunicaba a García Alcázar el nombre de la constructora que debía ganar una determinada licitación.

Durante el allanamiento a la vivienda de Prialé de la Peña, ubicada en la urbanización Golf de los Inkas (Surco), se incautó una agenda-calendario titulada “Arriba siempre 2012” a la que EXPRESO tuvo acceso en exclusiva, la cual contenía diversos montos mensuales acompañados del nombre Carlos García o sus iniciales.

Así, en el mes de enero, se pueden encontrar tres anotaciones, la primera bajo el título: “ODEBRECHT Milton Odebrecht”; seguida de: “$10,000.00 Carlos García” y “$ García”. Mientras que en el mes de febrero figuran “22. Queiroz” y “1 p.m. De la Flor”.

Queiroz Galvao es una de las empresas acusadas de pertenecer al “Club de la Construcción”, mientras que Víctor de la Flor Chávez es el representante de Andrade Gutierrez, otra de las constructoras implicadas en la investigación.

En todos los meses de la mencionada agenda, se pueden encontrar anotaciones de fuertes sumas –en dólares y en soles– acompañadas del nombre de Carlos García. Uno de los montos más altos es la del 20 de diciembre de 2012, donde figura “$30,000.00 C. García”.

Otras fechas donde podemos hallar el nombre del exasesor del MTC es del 6 de marzo (“$10,000 Punta Sal 5,000 García 6,230”), 9 de abril (“$10,000 García”), 2 de mayo (“García 2,000”), 19 de mayo (“5,000 García”), 12 de junio (“$200.00 García”), 25 de junio (“García s/15,000.00”), 2 de julio (“$10,000.00 C.G.”), 10 de julio (“$20,000.00 García”), 23 de julio (“400 García”) y 8 de agosto (“$15,000.00 C.G”).

Así como una anotación del 8 de septiembre, en el que aparece “García”, con una flecha que va hasta el extremo superior derecho de la página en el que está escrito “50,000.00”. También podemos encontrar su nombre el  4 de noviembre señalando: “García s/4,000.00 $1’000 $1,000 400,000”.

Pero hay más. En la página del 3 de julio de dicha agenda aparece la siguiente anotación: “ICCGSA $5,000 C.G.”. Esta empresa es otra de las sindicadas por la Fiscalía como parte de este supuesto club que se repartía las obras licitadas por Provías Nacional.

Otro nombre dentro de la agenda que llama la atención es la de la constructora brasileña OAS, que aparece en la página del 3 de agosto de 2012, bajo el rótulo “100,00 CG OAS”. Debajo de esta aparece el nombre de otras empresas: “259 COSAPI”, “210 JOHE” y “210 MALAGA”.

CASO COSAPI

Cosapi es otra de las empresas que viene siendo investigada por ser, de acuerdo a la Fiscalía, parte del grupo de constructoras que se habrían beneficiado con las licitaciones de Provías Nacional.

Justamente, su implicación en el “Club de la Construcción” ha puesto en riesgo la continuidad de la obra Majes Siguas II, ya que forma parte del Consorcio Angostura Siguas S.A., quien está a cargo de la ejecución.

Para los fiscales, la participación de Cosapi dentro del supuesto cartel era a través de Marco Aranda, exgerente de marketing de esta empresa, entre los años 2010 y 2015.

Su nombre también aparece, en reiteradas ocasiones, en la agenda encontrada en la vivienda de Rodolfo Prialé. La primera es en la página del 10 de junio de 2012, donde está la siguiente anotación: “Marcos Aranda $40,000.00”.

Luego, vuelve a aparecer en la hoja del mes de septiembre (“Marcos Aranda $70,000”), en la página del 17 de noviembre (“marcos Aranda $30,000”) y al reverso de esta, en el que dice: “$20,000.00 M. ARANDA”.

¿Qué significan estos montos y por qué aparecen al lado de tan elevadas cifras? Cosapi ha negado, al igual que las otras empresas investigadas, pertenecer al “Club de la Construcción”, o haber sido favorecida con alguna licitación.

¿QUIÉN SERÁ?

En la mencionada agenda también aparece “5,000 para el periodista” escrito en la primera página del mes de julio. Pero no mencionan el nombre o el porqué del monto.

Además, en la página del 4 de diciembre, aparece la anotación “ampliación Gambeta -llave-Aldo”. ¿A qué hace referencia? Las conjeturas son varias, pero solo Rodolfo Prialé podrá aclararlas si llega a comparecer ante la justicia.

El “Club de la Construcción”

De acuerdo a la hipótesis de la Fiscalía, el denominado “Club de la construcción” operó en el Perú entre los años 2011 y 2014, durante el gobierno de Ollanta Humala.

Se trataría de un grupo de constructoras que concertaron repartirse las licitaciones realizadas por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, con la ayuda de funcionarios a los que les habrían pagado coimas.

Las empresas involucradas, según el Ministerio Público, incluyen a Obrainsa, Málaga, Cosapi, GYM, ICCGSA, JOHE SA, Grupo Plaza, Constructora San Marín, OAS, Andrade Gutierrez, Mota-Engil, Queiroz Galvao y HyH Casa.

Llamadas que delatan

Según el expediente fiscal del caso “Club de la Construcción”, Rodolfo Prialé se comunicó en 65 oportunidades con Ernesto Tejeda, director de la empresa Obrainsa, y recibió 28 llamadas de su parte.

Prialé también mantuvo comunicaciones con OAS (4 entrantes y 2 salientes), Félix Málaga, representante de la empresa Málaga Hermanos Constructores (1 llamada), Odebrecht (4 llamadas) y 21 llamadas a Carlos García (14 entrantes y 7 salientes).

Para la Fiscalía, estas comunicaciones serían otra prueba de las coordinaciones entre Prialé, García y las constructoras para determinar qué empresa iba a ganar determinada obra del MTC.

Tenía su “banquito”

Para la Fiscalía, Odebrecht –una de las empresas pertenecientes al ‘club’– fue una organización criminal que “financió una estructura secreta para la justificación y el desembolso de los pagos corruptos a funcionarios públicos y candidatos políticos extranjeros”.

Es más, de acuerdo al Ministerio Público, la constructora brasileña llegó a adquirir la sucursal de un banco austriaco en Antigua (Antigua y Barbuda) entre los años 2010 y 2011, en el que “integrantes de la asociación ilícita y políticos de alto rango de diversos países” abrieron cuentas bancarias para recibir transferencias sin el riesgo de ser descubiertos.

VICTORIA MANRIQUE

(Fuente www.expreso.com.pe)