Punto de Encuentro

Chomsky denuncia el complot de las corporaciones apoderándose de la política…en el Perú está pasando lo mismo

Noam Chomsky, el inmenso intelectual contestatario americano, (como Gonzales Prada, Haya de la Torre o el dirigente obrero Arturo Sabroso en el Perú, de filiación Anarquista, origen de la verdadera izquierda humanista global) acaba de declarar sobre la situación política norteamericana, la crisis social que genera el capitalismo y las posibilidades de lucha de los movimientos populares.
 
Lúcido, humanista radical, lejos de todo aval a regímenes totalitarios y asesinos, Chomsky nos comparte una mirada crítica del actual inquilino de la Casa Blanca y de su significación, como del desencanto y pérdida de la esperanza social.
 
Las principales ideas que nos comparte son, en USA:

Las corporaciones ponen a los candidatos y Presidentes

Los impuestos y recursos públicos sirven para financiar a las corporaciones

Los medios de comunicación están monopolizados por esos mismos intereses
 
 La gente “ya no cree en los hechos”
 
En el Perú, con el activo apoyo de las izquierdas socialistas y comunistas en alianza con el mas podrido stablishment mercantilista empresarial:

Se eligió a un lobista empresarial como Presidente

Los recursos del Estado fueron y son asaltados vía contratos delincuenciales con empresas Brasileras principalmente (pero no son las únicas...ojo)

El grupo El Comercio está vinculado a las empresas constructoras peruanas, socias de las empresas brasileras y todos los días buscan desprestigiar a los políticos y ex procuradoras que buscan llevarlos a la justicia (también buscan mantener una escandalosa subvención estatal directa vía “publicidad”)

A pesar de todas las evidencias de delitos flagrantes cometidos por PPK y su pandilla, estos mismos medios de comunicación logran que un gran sector de la sociedad no vea los hechos y crea que hay “un complot contra la democracia”…
 
Todo parecido con nuestra realidad…no es una coincidencia…
 
(Artículo que comentamos tomado del portal del diario El País de España, al que agradecemos)