Nicolás Maduro ordena el arresto de ejecutivos de PDVSA por la brutal caída de la producción de petróleo

Ordenó el arresto de 11 ejecutivos a los que acusa de sabotaje. Pero los expertos dicen que faltan inversiones. En 2017 producía 2 millones de barriles diarios, hoy menos de un millón.

Las autoridades venezolanas arrestaron a once funcionario de la estatal PDVSA acusados de sabotear la producción petrolera, en su nivel más bajo en los últimos 30 años, informó este miércoles la Fiscalía.

El régimen de Nicolás Maduro suele atribuir las calamidades económicas que acosan al país a una guerra lanzada por potencias extranjeras a modo de evitar la propia responsabilidad por el desmadre. La producción petrolera ha venido cayendo de un modo espectacular por la ausencia de inversiones en las refinerías y la propia crisis que aleja a las inversiones.

Según los expertos, contribuye también a la caída el financiamiento, por parte de PDVSA, de un déficit fiscal estimado en 20% del PIB lo que debilitó completamente a la empresa estatal.

El régimen rechaza esa visión y sostiene que el derrumbe se debe a una supuesta negligencia “premeditada” en el despacho de nafta, un derivado usado en la producción de crudo, e irregularidades en la carga de dos buques petroleros, dijo el fiscal general, Tarek William Saab, ante la prensa. La Fiscalía asegura que por el primer caso se dejaron de producir 175.000 barriles de crudo, y que esto, sumado a las fallas en los embarques, ocasionó una pérdida de 14 millones de dólares.

Saab describió estas prácticas como un “sabotaje a la economía nacional”.

Las supuestas maniobras con la nafta, registradas el pasado 14 de junio, afectaron operaciones en las empresas mixtas Petromonagas y Petrosinovensa en la Faja Petrolífera del Orinoco, amplio territorio de unos 55.000 km2 en el sureste de Venezuela, país que concentra las mayores reservas de petróleo del mundo.

El otro hecho se registró entre el 16 y el 17 de junio “cuando se cometieron graves errores” en la carga de 1,8 millones de barriles de crudo -tipo Merey- en dos buques. Las investigaciones determinaron la falta de 200.000 barriles en uno de los barcos, mientras se “comprobó (...) una carga excedente de 162.000 barriles” en otro buque, detalló Saab.

Además, las “pruebas determinaron que se contaminó el crudo” por lo que PDVSA tuvo que compensar al cliente rebajando el precio.

Las denuncias se producen en medio de un estancamiento en la producción de petróleo, que aporta 96% de los ingresos del país sumido en una debacle económica. Según la OPEP la producción de mayo esta en 1,5 millones de barriles por día contra más de 2 millones en 2016. Pero otras fuentes sostienen que la cantidad real es inferior al millón de barriles. La crisis es de magnitud tal que Venezuela debe importar naftas porque no alcanza a cubrir la demanda internar que llega al público, además, a precios subsidiados.

Además de atribuir el derrumbe a la corrupción y malos manejos en PDVSA, el régimen atribuye las menores inversiones en infraestructura a la caída del precio del crudo. Los detenidos serán imputados por daño, peculado doloso y asociación para delinquir, precisó Saab.

(Fuente www.clarin.com)