Punto de Encuentro

La K agendada

La K es un grafema poco usado en castellano y, por lo mismo, fácilmente reconocible. La K ha sido poco grata no solo en el escenario nacional, sino en la región sudamericana, tal parece. 

Es el caso de la ex presidenta argentina, doña Cristina Fernández de Kirchner, que, con la décimo primera letra del alfabeto, ha bautizado los apuntes en sus agendas y estas se han hecho conocidas ya como los “cuadernos de la corrupción K”.

Anotaciones en las que, presuntamente, se encuentran registrados al detalle sobornos y coimas recibidos por la ex pareja presidencial gaucha (el extinto Nestor Kirchner también está anotado) durante sus gestiones 2003 – 2015.

Lo altamente llamativo es la composición del entramado. Personajes, recursos y situaciones se repiten tanto en el caso de marras como en el penosamente célebre caso de las “agendas de Nadine”, en referencia a los apuntes hechos por la ex primera dama peruana.

Anotados horas y fechas, cantidades, lugares de entrega (también se preferían residencias solariegas o departamentos matrimoniales), todo esto se condijo con la necesidad de contar con la complicidad de funcionarios (ex secretarias contables tal vez) e, incluso, choferes de altas autoridades.

Los procedimientos de la corrupción son similares en cualquier país o región del mundo. 

Si bien es cierto que en el caso argentino hay ya más de una docena de detenidos dispuestos a declarar, esperemos que Cristina Fernández de Kirchner no haya podido “escoger jueces” como todo indica que sí sucedió en el Perú.

https://diariocorreo.pe/politica/cuadernos-k-versus-agendas-n-836773/?ref=list_pri_11